Esa era yo,

y aquel reflejo desafiando las curvas

de la sombra,

de una tarde

que se llevaba el sol por la ventana

y me invitaba

a salir…

(Lola)