Fuiste Adiós,
fuiste lágrima lavada,
fuiste caricia y herida
de daga clavada
en mi alma,
y yo fui tu nada…
Fuiste emoción
de mis días,
alegrías de mis tardes,
caricias de mi alma,
que aún te llora
y te arde…
Fuiste y sabes,
sabes y supiste
que mi corazón era simple
era sensible,
que no soporta
enredos de sentimientos
sin razón…
Supiste y me buscaste,
no, no fui yo
fuiste tú quien me buscó
y enamoraste,
y ahora te quedan cuatro horas de amor
cuatro ventanas cerradas,
y en ninguna hay almohada
porque pasó un ladrón… (ByLola)