Había una vez… “ 7” Cuentitos de error, Ironía, humor y doble sentido sin pudor…

Viven de abrazos de sal, de saltar los mares para agarrase, y a veces el salto no alcanza, caen en pedazos, y el abrazo le roza eróticos los dedos, y los dedos juegan a juntarse, y a la sal le agregan un poco de pimienta, y pica y arde…

Él siempre cae, y no siempre bien parado, a veces cae él y cae su todo, pero nunca su buen humor con el que se ríe del mundo, mientras lo mira

dolorido desde el suelo… pero ella siempre lo levanta, cuando él desde el suelo mira bajo la falda…

Cada noche se aman con todo y no dejan nada, por si al otro día no se encuentran, pero siempre a la madrugada los ojos se sonríen, las bocas se miran y no necesitan decirse más nada…

Hay días que no la soporta, que se escapa de la vista de su llanto, porque le inunda las calles, y aunque le

gusta bailar en los charcos, se le arrugan los dedos y las chanclas le quedan flotando, entonces vuelve y la abraza para que deje de llorar, a la llorona…

Y se echan de menos, y a veces de más, se echan encima el uno del otro, caen al piso y llenan de polvo… y vuelven a echarse, para volver a empezar…

Nunca fue perfecto, pero la arrastra a la locura y ella se monta en la espalda y cuando se cansan cambian, y cabalgan y cabalgan, sin importar

donde ir, porque no quieren llegar …

A ella le encanta cuando el tocando le desafina las cuerdas vocales, y canta un tango desafiando los oídos de todo el vecindario, que los miran como bailando se van tocando las orquesta, hasta que afinan la lengua en la garganta, mezclando graves y agudos, en el final…

y al final del último cuento ya se acabaron para bien y para mal… (Lola)