Hagamos de cuenta que nada ha pasado que hoy es ayer, que mañana sigue en pie y

los ojos nunca vieron lo que no debió suceder…

hagamos por amor, un sin querer, que vimos y no quisimos ver, que hicimos sin querernos doler…

Y volvamos otra vez, a buscar y encontrar el amor en los ojos, la mirada que no miente cuando se leen de frente…

Hagamos de cuenta, hagamos un pacto, hagamos olvido, o resignemos el amor sin haberlo sostenido, cayendo de las manos…

Porque nos equivocamos, en el mismo momento, el menos indicado, en el lugar justo de encontrarnos…

Hagamos de cuenta, que ese ayer tan sólo fue soñado, y que hay un amor con perfume a mañana tomándose fuerte de las manos… y hagamos, hagamos el amor hasta embriagarnos… (Lola)