Le brillaba tanto tanto ese ojo, que el otro envidioso, se volvió perverso y oscuro, y al final ganaba con cada mirar haciendo un verso, y el verso que enamoraba cada chica que pasaba, y pasaban muchas y a todas ese ojo les gustaba, les gustaba por oscuro y por tramposo y al final se enamoraban, pero luego miraban al otro, ese ojo tan redondo, tan brilloso, y olvidaban el verso ya leído y engañoso, para leer en cada brillo y pestañeo un hermoso cuento, cuentos cortos, cuentos largos, cuentos según el tiempo, cuentos de estación frío o calor, cuentos con salsa

picante para que al escucharlos sintieran que arden, cuentos con y sin sentido para pensar o quedarse dormidos, cuentos de autor que a veces rimaban por copiar al perverso, que al final era pobre, pobre verso abandonado por cuentos, cuentos a veces sin amor e imposible final, y al final el oscuro olvido su envidia, se sacó el velo que lo oscurecía y al ver su propio brillo fue el cuento quien envidia del verso sintió, y sintió tanta que fue con un cuento a hacer una tregua para ganar, y como ganarle al verso (ahora sin per, sin velo)no pudo, hicieron un pacto, y pactaron… mirar los dos juntos siempre de frente, y de frente mientras uno giñaba el otro recitaba a bellas mujeres, bella de alma, que los ojos ya no mienten y se enamoraron tan sólo de un par, un par de ojos que la misma cara, cara desconfiada por verlos distintos, cara de boca apasionada, de ojos inquisidores que disimulaba con intenso brillo, pero los verso cuento contaban y versaban sin parar, y sin parar latió el corazón y los ojos de la desconfiada; y es que los ojos de verso y cuento a veces bajaban la mirada y en su escote se posaban y en algún desvío el verso confuso no rimaba y el cuento no tenía mala… y la desconfiada tan enamorada les regaló una mirada a camisa quitada, mostrando otros ojos de tierna mirada, que a verso y a cuento los dejó sin voz, y la voz de ella después de besarlos en un fuerte abrazo, les versó y contó cuentos en idiomas y algunas canciones de su autoría y en un boca a boca cantorecitó mientras el amor a cuento y a verso bizcos los ponía y vieron al fin del mismo color… (ByLola)

Like what you read? Give Lola Bracco ® a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.