Llega amor ese día, donde no hay cabida, donde no hay salida, donde se mezclan tu herida y la mía, y nos descubrimos con la misma espina… y a tu espina la sangra la mía, y a la mía le duele la tuya, tuya mi vida, mi vida de amor, de amor hecho de heridas, de heridas de otro amor… y llega, llegas con tus ojos cansados y llenos de miradas tiernas, con el llanto cantando en los labios, labios que deseo tanto, tanto que cuando nos vemos, somos silencio, somos besos, besos que se hacen deseo y en el deseo, la realidad se vuelve espanto, cuando sin tocar tocamos los temblores provocados, cuando sin oír escuchamos un Te amo casi ahogado, cuando en mis manos me llevas, cuando mi todo te entrego, y en letras no callo… Llegas amor, y es otro día para esperarnos, para hacernos en la mente el amor que lleve volando al cielo y caer abrazados sin lastimarnos… para volver a la espina que nos vió doler, y llegas… y ya sabes, yo no puedo dejar de amarte, ni alejarme, si suelto la espina, libero la sangre… (Lola Bracco )

Like what you read? Give Lola Bracco ® a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.