Locura de querer hablarte, de escuchar el móvil y que seas tú, llamándome… Y me aturdo en el absurdo de otros ruidos que me alejen de pensarte, que arremolinen mi pelo como cuando te haces viento, para venir a espiarme… Entonces me engaño, una vez más pensando

que me llamas, y éste ruido,no me deja escucharte…

(Lola)