Me llevas, cuando me acerco, cuando estoy cerca, cierro los ojos, mis pasos van solos y

el deseo despoja de a poco al cuerpo de mi ropa…

Porque me llevas, porque me voy tan sólo de pensarte, de saber que me acerco, y se enreda confundida mi mente…

Me dejo y entrego en tus brazos, y en tus labios dejó mis besos guardados, y no hay cielo ni tierra que detenga ese irnos, en nuestro vuelo, de llevarnos por instinto… (Lola)