Me tomas

y mi cuerpo se deshace

al tiempo que se arma

con sangre, deseo y coraje…

Me besas

y tus labios sólo abren deseos

que invitan a abrirse

buscando tu sabor

el calor de tu lengua

idioma abrumador…

Y el abrazo que junta latidos,

que une tu vientre al mío

que late y eleva

que abre miradas y piernas

y tu deseo

humedece los labios

con besos, más intensos…

Desvestir de manos

de besos atados

que arrasan la ropa

liberando sexos

deseosos,

de la desnudez

que lujuriosa

los ha expuesto…

Y los ojos,

y las manos

mis senos

tu pecho,

y espaldas

que acaban en glúteos

más allá de las ganas…

Piernas ansiosas,

enredos y besos,

sabores expuestos,

pudores morbosos

exhiben y toman

besan y lamen,

codician y beben

embriagando deseos

liberando y abriendo

saliendo

y entrando…

Y tu boca

y el reflejo de la mía

y mirarnos al espejo,

y tus labios,

tu lengua,

tus dedos, mis manos

mis labios,

tu sexo,

los ojos brillando…

Y me tomas

te tomo

no hay

arriba o abajo

ni frente y espalda,

sentimos sin aire

embiste, mirar y mirarnos,

llenos de placer,

resbalando sudores en pieles,

y humedad que recibe

cálido derroche,

que llena celosa a la noche

y se deja caer… (Lola)