Mira, mira con la mirada que nunca olvida, enredada entre pensamientos, esos que

piensa cuando ve tantos mientos frente suyo, creyendo que saben mentir…

Mira siempre las dos verdades, las dos mentiras, la verdad que no cree y disimula, la mentira segura descubierta y sin salida, y que sólo quien mira las dos mitades las puede ver…

Mira entre tristeza y asombro, entre promesas rotas y bocas que contradicen los ojos, mira entre los que creen y quienes piden perdones para volver a mentir,

mira aún cerrando los ojos al escuchar al que miente y la ilusión de quien quiere creer… mira, mira sin ver…

Sin ver, que hay pecados, pecadores queriendo frenar un mundo que no para de nacer, y ver que ese mundo no está sólo porque todos vamos en él…

Mira con los ojos evadiendo, protegiendo sus pupilas entre rejas, de la verdad y la mentira, sabiendo que más allá no vale la mentira, que la maldad deja sin

subir a su escalera, que ser sincera es más fácil para no equivocarse, y que equivocarse a veces es difícil de pagar, allí, y acá…

Mirar con com_pasión a los pobres de alma, porque ellos llevan la pobreza más pesada, esa de no sentir, y nunca entenderán como se ven sus ojos sin futuro y perdidos, aterrados de morir…

Yo miro, de frente, a los ojos, buscando que cada cosa que dices no la mientan tus ojos… (Lola)