No te busco, no te leo, no te escucho, ya no puedo, ya no quiero, porque sigue, aún sigue doliendo…
y aunque eres recuerdo y como cuento que fuimos tuvimos un fin, y en ese final me siento y escribo cuando quiero, si es que me place y me salen las letras para hacer las palabras sin que estés aquí…
para y como antes de hablar solamente yo podía soñar y escribir…
pero no te afanes… no eres tanto, fue más la ilusión y el llanto, que el motivo de tus falsas promesas, todas y cada una rotas o incumplidas, y el posterior espanto que se hacía invierno y perdía tu abrazo…espanto de la mentira, que con mi verdad no podía y en ella se disolvía… y en cantos cortos, sin gracia ni rima, se alejaba tu viveza para que abraces a tu amor y a sus carencias y si puedes, me olvides como a las caricias de mis letras… (Lola)
Like what you read? Give Lola Bracco ® a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.