Provocadora, si que lo era y no había otra forma para ella que la de insinuar con la mirada, con el gesto y la actitud, como un ángel pero infernal…

Provocar para que parezca casual, algo tan bien mal pensado que iba a pasar, cuando la mirasen, cuando se mostrase sin querer, cuando las miradas se encontrasen para ver, un poco más…

Siempre un poco más, sin avasallar, dejando esas ganas encendidas de tocar, ese deseo que la desnudaba de tan sólo imaginar, esa fantasía provocada malvada_mente a los ojos curiosos de débiles mentes…

Y sonreír llevando puesto su ego de piel al natural, perfumada, inmaculada, tan vestida de erotismo y desnudando el camino para poder pasar…(Lola)

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.