Se hizo noche, se escurrió el sol entre nubes negras de alguna tristeza perdida, cuando la tormenta se acercó sin vergüenza buscándome a mi, y yo, la miré de frente, compasiva, esperando su reclamo y su llanto, sin poder huir… (Lola)