Siempre voy a ser de tus poemas sus letras, porque ahí me veo, porque al leerlas me tocas, te toco, y somos caricias en versos que besan la piel haciéndonos antojo…

…siempre lo creo, siempre al leerte te huelo en el aire y cierro los ojos, para imaginarte a mi lado mientras detengo el instante para amarnos…

… y amarnos, en un siempre, en un todo, donde me sientes tan profundo que me quemas las entrañas y me ahogo, en ti, siempre…

…y estoy con tus manos escribiendo tus versos en mi cuerpo, recorriéndome verbos, inventándome metáforas para

sentirme más tuya, más amada…

y siempre quiero ser tus letras, extraño poeta, conocido amado, dueño de mis sentimientos y los tuyos sin querer encarnados y encontrados…

y serás tú, mis palabras cruzadas, mezcladas y disfrazadas, en cada verso o cuento, en lo erótico de algún momento, tuyo, mío, nuestro…

y voy a leerte como se leen los ojos, para que toques mi alma y desde adentro recorras mi sangre, toques mi corazón y sientas que por ti sólo él sabe latir, así sin maquillaje…

y desde adentro me abraces tan fuerte, que me lleves contigo para sentirnos queriéndonos ir… (Lola)