Sosteniendo la razón en las manos,

los ojos callados no quieren mentir

y los labios enmudecen la lluvia

de un corazón que quiere latir y sentir… (Lola)