Tantas vidas mi Cielo, tantos cielos sin vidas, tantos mundos ajenos, tantos ajenos y nuestros… tantas vidas robadas queriéndolas para eterno, ese eterno tan incierto que a veces quiero vivir y morirlo, al maldito y esperanzado eterno… tan sólo por conocer, conocer y poder creer, creyendo que podemos ser, que hay, si que hay, un futuro más allá, muriendo por vivir… y más muriendo de amor… y morir es a veces deseo, otras mueres por sentir un instante de ese amor, ese que nos juramos y no podemos perder…, y parece tan parecido morir por vivir sin ese amor que te deja en el limbo y perdido, entre el cielo, tierra e infierno… y tantas vidas sin soñarse, sin la ilusión del después, de grabarse en las miradas esa historia tan deseada para encontrarla con el alma, después de nacer, y nacer… (Lola)
Like what you read? Give Lola Bracco ® a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.