Te amaré otra vez
sin que acabe la noche,
sin que cierre
la luna sus ojos,
sin que antes envidie
la pasión
que dejamos
en la cama
en derroches…
Te amaré otra vez
mañana cuando el sol
nos bese primero la cara,
cuando los cuerpos
recuperen el aliento,
y los besos
las ganas…
Te amaré
llevándote en mi piel
en cada pensamiento
que sean vívidos recuerdos
del paso de tu cuerpo
por el mío,
y del mío
por tus manos…
Te amaré sin miedos,
sin vergüenza,
sin censuras
que limiten
mis deseos
derramados con pasión
en mi y tu cuerpo…
Me amarás lo sé
tus ojos prometen,
tus manos no mienten,
tienen pasión
y lujuria,
y de sus dedos
se escapan caricias
que poseen mi mente… (Lol@)