Si te lastimé…

Era el Suspiro del alma
empañando tus ojos,

eran lágrimas conteniendo

sin orgullo, su caída,
cuando decías Amarme

y callada
Yo venia para alejarte…

Y con las pupilas al piso,

con las manos tiesas, inmóvil

no pude abrazarte,

deje tu amor ese instante

rompí tu sueño, sin saber que era el mío

por otro sin futuro y más roto… (Lola)