Un corazón roto lo pega cualquiera sólo que nunca latirá igual y siempre algún pedacito quedará en el suelo latente. (Lola)