Un día me contó la historia, un día empezó con el final y los siguientes no pudo evitar recordar desde el principio, cuando el tiempo era antiguo y el amor un eterno inmortal…

Un día, una historia, un amor que nadie quiso y ellos lo quisieron aún imposible, y no hubo distancias ni tormentas, que al final en vez de separarlos los unieran, en ese abrazo de cada riesgoso reencuentro, de ganarle al tiempo, y a la eternidad…

Hubo un día una historia, que puedes creerla o no,

pero toca tanto al corazón, que quisieras haberla visto, aunque sea de lejos, escaparse en la tormenta, sin destino ni estación, pero ese fue el final… (Lola)