Sobre la cultura argentina.

La cultura es un concepto mucho más blando de lo que se cree.

Ya hablar de las culturas nativas de América es una locura, lamentablemente eso se perdió, habría que viajar en el tiempo y asesinar a Colón antes de que llegue. El colonialismo cultural viene de muy atrás, pero tampoco arranca ahí, ya se daba entre Sumeria, Asiria, Babilonia, los Acadios y los primeros pueblos según se iban conquistando entre si. Después los Romanos. Buen.

No sé si existe tal cosa como la cultura argentina. Como dijeron más arriba existe una mezcla de culturas. En el norte la cultura es más similar a la boliviana, en Entre Ríos son más parecidos a los uruguayos y hablan como ellos. En Mendoza y parte del sur te dicen “huevón” como si fueran chilenos. Y en Formosa, Corrientes y Misiones te costaría saber quien es argentino, quien es paraguayo y quien es brasileño, mientras en Ushuaia nadie tomó tereré jamás.

Por eso no sé si existe la cultura argentina, sino una cultura mixta sudamericana. Un mix de culturas regionales.

No solo por asuntos geográficos, sino también temporales. Es decir, no es lo mismo la cultura de la época del nacimiento del tango en los cabarets del Río de la Plata, donde para estar “in” había que peinarse para el costado y hablar lunfardo. Y ojo, el máximo referente de esta expresión “rioplatense”, no era ni uruguayo ni argentino, era francés.

Hoy los pibes porteños quieren ser raperos y hablar en inglés. Aunque los americanos le hayan robado esa música a los negros, nosotros no la tomamos de los negros, sino de los plagios americanos mediáticos.

Muchos negros hacían lo mismo que Elvis y mejor, mucho antes que él, pero eran negros. Cuando apareció un blanco que masomenos encajaba con el producto a lanzar, apareció Elvis. Y acá en el fin del continente creímos que Elvis había casi que inventado el Rock N Roll. Y la figurita de marketing copó todas las culturas extranjeras. Lo mismo que los Beatles, los Stones, etc. Figuras de marketing que coparon la cultura mundial, todos plagiadores de negros. Entonces, primero las culturas dominantes se adueñaron de expresiones culturales de otros pueblos, y después nos hicieron creer que eran de ellos, y peor, que queramos imitarlos. Imponiendo en los medios su cultura. Borrando de un saque el origen negro de estas expresiones a través del plagio y borrando las demás culturas imponiendo su producto de moda.

Por eso la cultura es una cosa deforme que el tiempo y los medios del momento se encarga de variar y no podemos hablar de algo rígido.

Quizás sí podamos extraer algún germen. El germen argentino. Quizás tomamos cultura de otros y agregamos un ADN argentino en esas cosas.

Como una chispa de creatividad e inteligencia puramente argentina. Una pequeña chispa de viveza que nosotros creemos que nos hace los más capos del mundo. Ese germen está en todas las expresiones artísticas. Grandes artistas que tomaron corrientes, modas o formatos preexistentes y compusieron nuevas letras, nuevos textos, nuevas músicas, injertando siempre este gen criollo. Argentinizando las modas digamos. Una rebeldía inteligente que aparece en casi todas las obras de nuestra cultura. Y también una melancolía reflexiva bien expresa. Y en esto tienen mucho que ver los españoles y los italianos con las emociones y actitudes que conlleva el dejar su casa para ir a buscar una vida más tranquila en el culo del mundo.

Pero a grandes rasgos las culturas regionales desde hace décadas están desapareciendo. Sobre todo en las grandes ciudades.

Siendo reemplazadas por una única cultura mundial, con pequeñas diferencias.

Para mí uno de los grandes de esta tierra es Gustavo Cerati. Pero ojo.

Son ritmos, armonías y riffs de estilos musicales que para nada tienen que ver con nuestra cultura. Es un estilo mixto británico, tocado con instrumentos y equipos de origen japones. Y los fue a grabar con los mejores sesionistas y productores del mundo a Londres, Santiago de Chile y Nueva York.

¿Qué lo hace cultura argentina? ¿que tuvo la mala suerte o la bendición de nacer acá? ¿que en un tema menciona la Avenida Alcorta?.

El “Che” no hizo nada trascendente en este país, pero lo que hizo afuera lo tomamos como parte de nosotros y de nuestra historia.

Hoy Francisco I hace que muchos se sientan orgullosos de un Papa argentino, pero cuando era Bergoglio acá no lo quería nadie. Da sus discursos en italiano sobre una religión europeo-oriental. ¿Qué es lo argentino? ¿el DNI? ¿o estamos hablando de cierta actitud en común que tienen estos dos personajes?.

Por eso digo que hablar de cultura en el siglo XVI era una cosa, hablar de cultura hace 100 años era otra, y hablar de culturas regionales ahora es otra cosa completamente distinta. Es algo mucho más difuso y complejo de definir. Y que quizás ni siquiera valga la pena intentar definir.

Si tengo que decir apellidos que me gustan, digo: Cerati, Cortazar, Sábato, Charles Gardes (Fra), Fontanarrosa, Galeano (Uru), Maradona, Salbuchi, Quino, Arlt, Pergollini, Pappo, Traverso,…

Pero ojo, porque la cultura tampoco se refiere estríctamente a las artes locales, y tampoco la cultura son siempre cosas lindas. También son nuestras costumbres, el mate, el asado del domingo, asesinatos en los estadios de fútbol, corrupción política, gobernar con deuda, la “viveza” criolla, 5 presidentes en 1 semana, el “vos”, el fanatismo en todo, que nos tilden de “agrandados” en cualquier lugar del continente, la imbecilidad de pensar que Uruguay es una provincia nuestra, Menem, De la Rua, Maradona, pero no la parte feliz e histórica de Maradona, sino todo Maradona es un reflejo de la identidad del ser nacional, sobre todo sus errores; la triste realidad de que el país está invadido desde 1982 y nadie dice ni hace nada, que el común de la población ya resignó las Islas, la deuda externa, la verborragia, el ventajismo, jugar al “truco” (un juego basado en las habilidades del mentir), y un larguísimo etcétera que compone a nuestra cultura.

Por todo eso creo que la cultura argentina no existe, ni ninguna cultura regional existe como una cosa rígida, sino una única cultura mundial buscada y forzada, que persigue el pensamiento único mundial. Eso sí, con ciertas diferencias locales. Pero esas diferencias no tienen nada que ver con apellidos, estilos, ni siquiera tienen que ver con el arte, las pequeñas diferencias culturales que existen entre fronteras son más bien actitudinales y a veces (no siempre) nuestros plagios artísticos se ven enriquecidos de esta actitud que es nuestra cultura y otras veces no. Pero en sí la cultura argentina, de existir, es esa actitud diaria de cada ciudadano que a veces puede verse reflejada en el arte, la política o lo que sea. Sea como sea, esa cultura es más una serie de características de personalidad comunes a todos más que una colección de apellidos exitosos que pudieron o no representar esas ideas o simplemente imponerse a formar parte de la cultura por tener un carácter cool para la época. Por eso, si hablamos sólo de arte, no todo el arte argentino es cultura argentina por un simple hecho de nacionalidad del autor. Lo estríctamente argentino en el arte como en la vida es otra cosa. Es una actitud.

Like what you read? Give loleegonzalez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.