Ausencias

Suenas como si no te conociera. Hay algo distinto e inconexo en ti, en fragmentos que me llegan desconectados en espacio y tiempo. Te desdibujo una y otra vez. Recompongo tus fotogramas y los narro, pero nada. Tu esencia me suena a ausencia. Sólo me resultas remotamente parecido si te acompaño de todo lo que alguna vez compartimos.

Lo que queda de nosotros en esta vida es una porción muy pequeña de lo que fuimos. Nos hemos ganado a pulso la ausencia de uno en el otro. En algún momento debimos de valorar que nuestros sueños y conflictos pesaban más, que para ser mejor, antes hay que dejar de ser un poco. Soy un mañana que nunca vuelve. Eres muchas personas en una. Esa mirada que intuyo y jamás soy capaz de encontrar.

Justo ahora podrías estar al otro lado del mundo, más lejos de lo que nos aventuramos a soñar. Kilómetros grabados sobre el silencio y una taciturna resistencia. Podrías ser aquel que sonríe bajo el intenso sol, o ese que disimula mirando al vacío, hacia uno de esos paisajes que no deberían ser difuminados. Yo podría ser la que te devuelve una sonrisa refleja, inconscientemente, frente a mi pantalla. Podrías llegar realmente lejos, y yo jamás sería capaz de encontrarte.

Si pudiéramos aparecer de la nada, te acompañaría secretamente a cualquier lugar. Sería el discreto destello al que le contarías tu nuevo despiste, o con quien elegirías compartir primero que al fin ha sucedido aquello de lo que siempre hablábamos. Podríamos ser emoticonos en todas las variantes de expresión. Te dedicaría todas esas sonrisas reflejas. Sólo seríamos virtuales eventualmente, si realmente nos lo propusiéramos.

Creo que eso no pasará. Estamos demasiado ocupados en culpar al otro. Tú piensas que solo soy frío. Y puede que sea así. Quizás yo también te suene igual. Sobre todo cuando el resto habla de ti como si te conocieran, y yo en cambio callo, como si jamás lo hubiera hecho. Lo que no sabes es que en realidad estoy tratando de volverte a inventar, en cada paso, en cada nuevo recuerdo. Como si nunca nos hubiéramos abandonado, y tú y yo, fuéramos los de entonces.

“They would not listen, they’re not listening still.
Perhaps they never will”
One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.