Windows 10 y Plan Sarmiento
Esteban Tecno
91

En casa sólo mi esposa usa Windows en su computadora. El resto de las computadoras tienen Ubuntu, y ninguna de mis tres hijas tiene dificultades para usar Ubuntu — como muchas otras cosas, es una cuestión de costumbre. Por eso la insistencia de Microsoft en cerrar acuerdos supuestamente generosos para desplegar Windows en las escuelas.

Es evidente que al gobierno de Cambiemos no le preocupa el monopolio de Microsoft, y que ven con buenos ojos cualquier uso de big data por parte de este tipo de compañías. Por mi parte, aunque fomento el uso de software libre, no llego al extremo de prohibir el uso de software de Microsoft en mi casa; en cambio, trataré de alertar a mis hijas sobre las desventajas para los clientes de un monopolio, hacerles ver las estrategias que los monopolios (en general, no sólo Microsoft) tienen a su disposición para mantener cautivos a los clientes y aniquilar a cualquier posible competidor, y especialmente enseñarles que uno no debe confiar ciegamente en una empresa, ni en el gobierno — aunque Alejandro Rozitchner opine lo contrario, el pensamiento crítico es muy valioso.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.