Cambio 16: un cambio positivo

No sé si lograrán hacerse un hueco en el complicado mercado de los medios de comunicación pero la estrategia de renovación de Cambio 16 me parece acertada, al menos se ajusta a mi forma de consumir contenidos.

1- Tienen un versión web, imprescindible para el consumo rápido, en un formato muy visual. En los artículos apostaría más por el estilo Medium al que se van adaptando casi todos (El Confidencial o El Español, entre otros) que da todo el protagonismo al texto.

2- Hay otras noticias. Encontrarás la detención de Rato, pero también este artículo sobre la primera mujer que luchó por la presidencia de Estados Unidos. Nadie quiere comprar un periódico con noticias que leyó ayer en Twitter.

3- Tienen una revista mensual para el consumo reposado y hay una apuesta por el diseño y también por cuidar las firmas. En el último número están Félix de Azúa, el ilustrador Javier Muñoz o el fotógrafo Mark Henley. Además, incluye un artículo publicado en medios internacionales de prestigio como The Economist.

4- El precio. La suscripción mensual ahora mismo está en 36 euros. Los números sueltos 4. Por comparar con lo que hay en el quiosco, los Dossiers temáticos de La Vanguardia cuestan 6 euros y la suscripción a El Diario que incluye la revista Cuadernos son 30 euros por 6 meses o 60 por 12.

No creo que nadie pueda decir que es caro y toca empezar a pagar por lo que queremos leer. Así quizá cambiemos el sistema de prensa en España, que también es bipartidista.

No todo es bueno en el nuevo Cambio 16 y tienen margen amplio de mejora en:

  • Su versión móvil. Me preocuparía bastante de mejorar la usabilidad y hacer fácil la suscripción. Pocos clics y opciones de pago rápidas como Paypal. En esto pueden aprender mucho de la revista JotDown y El Diario.
  • Sus redes sociales. El Diario tenía la ventaja de contar con el gran capital digital que Ignacio Escolar traía de Público y su blog personal. En las redes sociales de Cambio 16 hay poco lenguaje específico. El País está trabajando muy bien últimamente en redes sociales con formatos como estos.
La actualidad en un minuto
  • Su financiación. Como lectora me interesa saber quién, cuánto y cómo y deberían dejarlo claro. El futuro del periodismo también pasa por la transparencia.

Reflotar una cabecera referente en los 70 parece un reto apasionante. Veremos si consiguen acercarse a lo que fueron en este nuevo mundo.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.