Celebrarán de dos a tres caídas… ¡Feliz Día de la Lucha Libre!

Imagen de Jonathan McIntosh vía Wikimedia

Señoras y señores, niños y niñas de toooooodas las edades, nos complace informarles que el 21 de septiembre se celebra el “Día Nacional de la Lucha Libre y del Luchador Profesional Mexicano”, ¡APLAUSOS!

Con este título tan pomposo, el pleno senatorial reconoció la lucha libre “como una actividad productiva, turística y generadora de empleos”, que además “permite obtener un ingreso a vendedores, fabricantes de máscaras, restauranteros, sastres, acomodadores, meseros y expendedores”, establece el dictamen.

Ahora, ¿cuándo inicio todo esto? Ya son 81 años de historia, golpes, y tradición que convergen en el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), que ha mantenido este deporte que ya es parte de la cultura nacional y sin el cual la idiosincrasia nacional no alcanzaría a comprenderse.

No se puede hablar de la lucha libre sin hablar de Salvador Lutteroth, quien comenzó con la compañía más antigua del mundo en esta disciplina, fundada como Empresa Mexicana de Lucha Libre, que celebró su primera función el 21 de septiembre de 1933.

Se tiene conocimiento de funciones de lucha libre en México desde la segunda mitad del siglo XIX, pero fue hasta la década de los 30 del siglo pasado cuando se formó la primera compañía mexicana especializada.

Don Lutteroth comenzó con un primer cartel que incluía al irlandés Ciclón Mackey, quien fue el primer luchador enmascarado, el estadounidense Bobby Sampson y Yaqui Joe, entre otros.

Pero aterricemos las cosas, el equipo digital de Los Rostros se dio a la tarea de buscar al luchador Black Tiger, profesor de lucha libre de la arena Puebla que este año cumplió 30 años de ser luchador profesional y a su pupilo Meyer para que nos platicaran acerca de la lucha y nos hicieran unas llaves…

Es así como la historia de la lucha libre en México sigue vigente con la tradición del CMLL. Un espacio donde nacen figuras legendarias que representan una tradición, un referente mundial para cualquiera que tenga el sueño de pisar la arena y sentir la adrenalina de defender su sueño.

Fuentes:
Publimetro
Museo de la Lucha Libre