Cuando la regla te hace pasar un momento incómodo

A veces sucede que nos invitan a una fiesta y todo está preparado, no hay nada que pueda salir mal, estamos decididas a divertirnos, pero algo inesperado sucede… nos llega la regla. De cualquier forma, agradecemos que nos haya bajado en casa y no en la calle, así que nos preparamos y salimos rumbo a la fiesta.

El trayecto es tranquilo, si vas en auto no hay más problema que subir a este y manejar hasta llegar a tu destino, y si vas en transporte público, debes realizar la odisea de subir y rogar a Dios que haya lugar para que te sientes. Todo esto suena sencillo, es la rutina de un día normal, pero cuando estamos en nuestros días, estas son tareas titánicas y lo único que queremos es movernos lo menos posible por miedo a mancharnos.

Imagen: Facebook Bodyform. Femojis para expresar la incomodidad de la menstruación

Finalmente llegamos a la fiesta, después de la comida y plática agradable, sentimos que algo anda mal… nuestro sexto sentido femenino como si fuera un sentido arácnido nos comienza a avisar de una amenaza inminente… descubrimos que nuestros peores temores… ¡se han hecho realidad!

No queremos ver por miedo, pero nuestras sospechas son confirmadas por una amiga que nos comenta que nos manchamos. En ese momento inicia el temor y la confusión, es como si tuviéramos que tomar una decisión de vida o muerte, y con la vergüenza es difícil pensar, ¿qué hacer?

En primer lugar, debemos dejar la idea tabú de que nadie habla de la menstruación, es algo completamente natural y debemos empezar a familiarizarnos con la idea, tanto hombres como mujeres. Esto ayudará a que los accidentes no sean nuestro peor enemigo, sino algo que sucede y tiene solución.

En segundo lugar, ¡no te asustes! pídele a una amiga que te acompañe al sanitario y si tiene algo con que puedas cubrirte como una chamarra o un chal, que te lo preste o te ayude hasta llegar a este.

Una vez allí puedes llamar a casa para que te lleven un pantalón o falda y si no encuentras a nadie en casa, pídele prestado uno a alguna amiga.

En caso de que te sientas muy mal, la última opción sería el retirarte de la fiesta, haz esto si tienes malestares, no lo hagas por pena.

El periodo es algo natural y los accidentes nos pueden ocurrir a todas, debemos aprender a no dejar que nuestro periodo controle nuestra vida y disfrutar.

Texto de: Pamela Navarro Herrera

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.