Sólo un soñador

Alejandro Johnson
@alexjohnsonc

Foto: Pamela Navarro Herrera

Cuando esta casa editorial me pidió que realizara una pequeña entrada sobre John Lennon varias cosas pasaron por mi mente; primero, tenía la oportunidad de realizar un pequeño tributo a uno de los músicos más grandes de la historia, uno que, se atrevió a romper los esquemas, uno que siempre pensó que los muros sobraban (era inevitable no tocar el tema, debido a que, está de moda eso de los muros y las fronteras).

Enfocaré esta entrada en ‘Imagine’ por una razón; refleja la realidad de un mundo que, poco a poco está en decadencia y es que, pensemos en los sueños de Lennon, en esos que parecían tomar forma en cada verso y es que, si destacamos la que para mí, es una de las partes más importantes de la canción dice: ‘Dirás que soy un soñador pero, no soy el único’

Grabamos un pequeño vídeo en Puebla, en un callejón que lleva su nombre; al buscar la placa para encontrar la razón por la que habían decidido ponerle ese nombre, encontramos la siguiente razón; ‘Por su legado de paz al mundo’ y es que, es cierto, fue una persona que nos heredó con su música un legado único con un mensaje inigualable, en una ocasión escuché decir a un crítico musical: ‘¿Sabes? Todos los músicos hacen discos con una o dos canciones buenas, las demás son de relleno, los únicos que siempre hacían canciones perfectas, tracks únicos eran ‘The Beatles’.

En ese momento me quedó claro que, cuando tienes un mensaje claro, dejas un legado (perdón por el verso sin esfuerzo, fue involuntario) y en este caso, uno viene al mundo a trascender, a dejar su marca.

El amor es el camino seguro a cualquier parte, eso está claro y este personaje nos enseñó que, todos tenemos una oportunidad para cautivar y ser cautivados; el camino de uno de los más grandes músicos de la historia nos dejó esa herencia, esa luz que, lejos de apagarse después de su asesinato sigue iluminando con sólo escucharlo en la radio o la televisión.

Gracias por tu música Lennon, gracias de verdad.

Like what you read? Give Los Rostros a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.