Sabías que… (3.0, va de nuevo…)

Bandera del ejército Trigarante vía wikipedia

Seguimos develando algunos datos que probablemente no sabías sobre la independencia de México.

Comencemos con Iturbide

Agustín de Iturbide no estuvo detrás de la decisión de ir por la vía diplomática para convencer a Guerrero, Bravo y Guadalupe Victoria de realizar la alianza que se conocería como el Plan de Iguala, con la justificación de “mejorar la economía de Nueva España”, en realidad, el mismo Iturbide, siendo instrumento del clero, llegó a afirmar que “la independencia se justificó y se hizo necesaria para salvar a la religión católica”.

Primera foja del Plan de Iguala vía wikipedia

En el Plan de Iguala, así como en los Tratados de Córdoba, se establecía una forma de gobierno monárquica, reservando el trono de preferencia a algún miembro de la casa de Borbón (o sea, ¿cómo? Nos “independizamos” de los españoles, pero, ¿un español estará frente al trono? Soy solo yo, o esto no tiene sentido).

Continuando con la idea anterior, Madrid rechazó esta moción (aun cuando el trono les era ofrecido) y acto seguido, Iturbide pasó a promoverse como emperador.

Los restos de Agustín de Iturbide descansan en la catedral de México y fue enterrado con los hábitos de un franciscano.

Hoy en día, muchos dicen que México todavía cuenta con una “familia real”. Sólo que la “familia imperial” vive en el exilio. Claro que esta familia, no es considerada como tal en nuestro país, ya que no existe un “trono de México”, pero en Europa son tratados por la nobleza del Viejo Continente como “los legítimos herederos de la dinastía mexicana De Iturbide”.

Papa Benedicto XVI y Maximiliano von Götzen-Iturbide

Se trata de la familia Götzen-Iturbide Franceschi, encabezada actualmente por el “príncipe imperial” Maximiliano, descendiente directo de Agustín de Iturbide, primer emperador mexicano y consumador de la Independencia de nuestro país.

Información tomada del libro México Engañado de Francisco Martín Moreno.
Historia y monarquía

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.