Carnaval en la quebrada de Humahuaca

Como dictan las tradiciones y costumbres en la quebrada de Humahuaca, cada año después del jueves de compadres y comadres, llega el desentierro del Carnaval. Las comparsas piden permiso a la tierra, hacen ofrendas de vino, coca y tabaco. Se desentierra el diablo y se desatan las restricciones. Un pacto centenario, un sincretismo que disimula ritos y costumbres precolombinas para sobrevivir a los opresores. El sábado se inicia el carnaval cuando los diablos bajan desde el cerro negro de Uquía. Llegan blandiendo un látigo y exigiendo su gobierno por los siguientes nueve días. Solo nueve días con sus noches incluidas, todos en la quebrada se disponen a entregarse a los caprichos del diablo del carnaval.