El comienzo.

Prólogo : El comienzo de una larga historia, el comienzo de mi vida.

Sin saber muy bien que quiero, quien soy y a donde voy. Mejor dicho sin saber absolutamente nada. Viviendo una etapa de mi vida en la que creo que se todo, pero en realidad no se nada. Viviendo la adolescencia; la etapa más difícil de todas. Conviviendo conmigo todos los días, que no es trabajo fácil. Conviviendo con mi mente, la parte más difícil, a veces mi mejor amiga, la que siempre está, la que guarda secretos, la que sabe todo sobre mi como nadie más sabe, pero también la que a veces cumple el rol de enemiga. De enemiga perversa, esa que te destruye el autoestima muchas veces. Todo está en la mente. La vida que uno tiene se la creo uno mismo con sus pensamientos, eso lo ley en algún lado de Internet como muchas otras cosas.

Esta es mi vida, una persona sin saber que quiere realmente, confundido por momentos y muy seguro en otros. Una persona totalmente bipolar, doble cara, doble pensamiento, doble personalidad.

Toda mi vida fue un mundo de cambios, todos los días. He cambiado mil veces de actividades extra escolares, he hecho fútbol, piscina, idiomas, música y todo lo que una persona pudo haber hecho. Siempre he sentido como que a mi vida le falta algo, nunca me conformo con nada. Nada me entretiene del todo y si algo lo hace, al poco tiempo esa sensación de entretenimiento se desvanece. El problema es descubrir que es lo que le falta, ¿más emoción?,¿más diversión?,¿más adrenalina?. No lo se, y lo estoy buscando.Todo el tiempo estoy cuestionándome todo, si es lo que realmente quiero o me gusta, si es lo que me satisface. Soy y me considero una persona difícil de comprender, hasta ahora nadie lo ha hecho, pero no pretendo que alguien lo haga. Si ni yo lo he podido hacer. Mi mente es un mundo extraordinario, lleno de cosas enriquecedoras, pero como toda mente tiene un rincón oscuro. Siempre he sentido un vació que tengo que llenar con algo, con personas, con cosas materiales, con cualquier cosa. Desde los 10 años me pregunto como será mi verdadera personalidad, a veces me siento tímido otras veces extrovertido, a veces inseguro, otras un narcisista. De vez en cuando un inseguro y otras como un egocéntrico extremo. Cualquier persona que me conozca te dirá que soy de una manera diferente, algunos que soy alguien callado, otros que soy tímido, otros que soy serio, otros que soy egocéntrico, otros que soy soberbio, y algunos te dirán como las respuestas de los exámenes :“ninguna de las anteriores”. Soy una persona con personalidad un poco extraña, algunas veces me han dicho que no tengo definición, pero pienso…¿Quién tiene definición?, las personas no tienen definición ni forma, son lo que son. Nadie conoce realmente a alguien, nadie sabe de lo que es capaz una persona. Lo que estoy haciendo ahora, es, otro medio de escape a mi aburrimiento permanente. Escribir. No lo hago por que lo necesite, si no para decir cosas que me parece que tengo que decir.

De chico en el jardín de infantes todos los días me comportaba diferente, unos días estaba con mis compañeros “jugando” a los power rangers, y otros días me pasaba el recreo entero caminando por todo el patio. No recuerdo mucho más mi pasaje por ese sitio, lo que si recuerdo es que no me gustaba, la manera en que me trataban las docentes, nunca me gustó. En la escuela ya tenía por ahí una forma de socializar un poco más adecuada, era integrado, me sacaba las mejores notas, destacaba en clase y destacaba jugando al fútbol, era muy bueno en eso, de los mejores de mi clase. Me encantaba el fútbol, formó gran parte de mi vida, era muy bueno. Me destacaba jugando a cualquier lugar que fuera. Me miraba todos los partidos posibles, jugaba todo el tiempo, en un momento de mi vida pensé seriamente en dedicarme al fútbol y ser un jugador profesional, pero mi naturaleza inconstante y cambiante me lo impidió.

Tenía dos actividades que me gustaban, el fútbol y la música. Al haber dejado el fútbol, me dediqué y le empecé a dar más importancia al mundo musical, que no me arrepiento. Fue una de las mejores deciciones que he tomado hasta ahora. Dejar el fútbol y centrarme en la música. Raro en mi, haberme puesto firme en algo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.