(Ser) Luz impropia

Siento el abrazo caliente de la luz que me es prestada, el reflejo que me hace vida. Soy.

Tantas veces soy, tantas veces fui. Tantas canciones me han hecho cantar y tantas fueron para mí. Tantos encuentros y desencuentros se dieron a mi luz, tantos otros debí ocultar. Tantas lágrimas cedieron a mí su cauce, tantas tormentas las han acompañado. Tantas penas supe adormecer, tantos latidos pude albergar. Tantos bailes he alumbrado, tantas voces concedido. Tantas veces me han bajado, tantas veces prometido. Tantas almas he curado, tanto tiempo fui consuelo. Tantas veces confidente, tantas otras mal augurio. Tantas aguas me danzaron, tanto caos que he conmovido. Tantos lobos me han aullado, tantos otros en silencio. Tanta muerte me han pedido, tantas veces han fallado. Tantas veces me han visto, tantas otras me he ocultado. Tantas veces he sentido.

Siento el frío de la oscuridad que me pertenece, vuelve a mí . Áspera. Inhóspita. Ya no me ven. Y entonces, lejana, redonda, sin luz propia, no soy.