Tu perfume azul

Vení a verme, y ponete el perfume de siempre. Ese, el del frasquito azul, que te regaló tu mamá cuando volvió de viaje. Ese, el que te pusiste la primera vez que nos vimos. La primera vez que fui a tu casa. La primera vez que viniste a cenar. Sí, ponete ese, el que me imagino desde que escucho el timbre, mientras bajo en el ascensor, cuando giro la llave, hasta que te veo, te huelo, y me lleno de ese perfume azul que se que te pones porque me gusta, y que tenías pensado ponerte, antes de que te lo pida.

Like what you read? Give Luna a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.