Nacho Vegas: “Ser conscientes del fraude de la “democracia” neoliberal fue algo que tardamos demasiado en asimilar”

Por J.C. Ramírez Figueroa

Estaba leyendo a Pablo Schanton que dice que el rock siempre ha funcionado en estado de contenido, que nunca había pasado al acto. Que el rock se relaciona bien con el mercado porque promete revolución, pero sin ningún gesto real concreto.

No estoy del todo de acuerdo. La música no se lleva bien con el mercado porque no es una mercancía, sino un bien común. El mercado siempre ha sido un medio hostil para la música popular porque ataca su misma esencia. ¿Cuánto tiempo hace que el mercado lleva mediando en la manera en que se difunde la música? Relativamente poco, apenas un siglo, pero durante miles de años la música popular se transmitió de manera horizontal, oralmente, de generación en generación. Ojalá todos los músicos pudieran vivir dignamente de su trabajo, pero no a costa de relaciones comerciales subyugantes.

¿Crees que la música, en general, debe intervenir políticamente? O mejor dicho, ¿crees que existe ese poder transformador?

La música ha operado en muchas ocasiones como foco de resistencia, no hay más que pensar en cómo la gente necesita cantar aun estando en situaciones dramáticas como una guerra, por ejemplo. Asimismo, muchos himnos y poemas en ocasiones han ayudado a movilizar a la gente. Las transformaciones sociales, políticas o culturales son siempre complejas, no dependen de un solo factor sino que son el resultado de la suma de muchos.

Tus últimos discos dialogan con la crisis política/económica no sólo de España. ¿Cómo fue incorporándose eso como material compositivo? Parafraseándote, parece como si tus primeros discos -Cajas de música…, Desaparezca aquí, incluso eran en soledad, ahora discos y EP son en común…

Hablaban de soledad, pero era una soledad compartida cuendo la ponía en una canción. Temas como “Por culpa de la humedad”, “Canciones desde Palacio”, “Gang Bang” o “Nuevos planes, idénticas estrategias” poseen una dimensión social sin la que son difíciles de entender. También canciones de amor y soledad como “Hablando de Marlén” o “El abrigo de Isabel” hablan de un mundo real y tremendamente hostil para las relaciones afectivas.

Ahora bien, entiendo tu pregunta. Mi mirada cambió, o mejor dicho se desplazó, seguramente muy influida por el clima social y político creado a raiz del 15M. Fue cuando estaba escribiendo las canciones del EP Cómo hacer crac. Ese fue un punto de inflexión importante, y la urgencia de la realidad social en nuestro país fue lo que me llevó a explicitar más mi posicionamiento político en mis canciones de los últimos años.

[pullquote]Hablar de democracia cuando lo que tenemos es un régimen de libertades selectivas en el que de facto nos gobiernan poderes económicos supragubernamentales es sencillamente una falacia gigantesca.[/pullquote]

La transición española fue muy parecida a la chilena, si es que entiendo bien: políticos socialistas tomando decisiones neoliberales. Y una cultura joven que no acusó el golpe durante una década al menos. ¿Crees que la desilusión llega de adulto, cuando descubres que el dinero no alcanza y que todo el discurso democrático era una mentira?. Pienso en tu prólogo de Indie, Hipsters y Gafapastas.

Hablar de democracia cuando lo que tenemos es un régimen de libertades selectivas en el que de facto nos gobiernan poderes económicos supragubernamentales es sencillamente una falacia gigantesca. Que la democracia era una pantomima lo teníamos muy claro muchos, y seguramente no solo los izquierdistas, pero ser conscientes del enorme fraude que supuso la “democracia” neoliberal fue algo que tardamos en asimilar más de la cuenta, probablemente. Una de las grandes victorias del neoliberalismo radicó en su enorme poder desmovilizador entre las clases populares. Eso llevó a un individualismo feroz que hizo muy difícil plantarle cara al régimen. Pero el 15M cambió la actitud de mucha gente, como te decía. Me pregunto si en Chile hay un movimiento que pueda dar lugar a algo parecido, sería muy bonito.

En tus viajes por Latinoamérica, ¿Qué es lo que más te llamaba la atención? ¿Alguna expectativa con esta gira? Vi que citabas en un texto a nuestra Violeta Parra.

El especial arraigo y querencia que la gente tiene por la cultura popular. Es algo que admiro mucho, porque en Europa el tsunami globalizador está arrasando con buena parte de esa cultura y es triste comprobarlo. Violeta Parra renovó la canción popular chilena y la llevó por todo el planeta; es sin duda uno de los nombres más grandes de la música popular de todos los tiempos, y por supuesto no hablo solo de la chilena. Es enorme.

A mi me gustó muchísimo Resituación. Y me sorprendió mucho tu actitud respetuosa frente a la gente de Rockdelux que -creo- no lo entendió. ¿De verdad no te afecta la crítica? ¿Cómo conservas la salud mental y el arte compositivo con tantas expectativas en torno tuyo?

A la hora de escribir procuro olvidarme de todo eso; uno tiene que procurar que cuando escribe una canción sea como la primera, cuando ni siquiera sabías si a alguien le iba a interesar escucharte. Después, cuando se publican los discos leo algunas de las críticas que me llegan. De algunas puedes aprender cosas, especialmente si son negativas pero fundamentadas, aunque te duelan. ¿Cómo no iba a ser respetuoso con el Rockdelux, aun estando en desacuerdo con gran parte de su crítica a Resituación, si fue una revista con la que crecí, y en la que han escrito algunos de los periodistas musicales a los que más admiro?

También me gusta mucho cómo letra y música combinan tan bien en tu obra. Acordes simples y abiertos. Estribillos recordables (y sin complejidades técnicas). Y letras que cuentan historias, retorcidas a veces, tristes otras, humorísticas a veces. Y con un expectro que va del noise al bolero. Es el sello de Dylan, Cohen o Waits. ¿Es así como te gusta sonar? ¿O tienes ganas de probar otras formas de hacer canciones? ¿Encontraste la forma de hacer canciones populistas, finalmente?

Mi banda habitual en estos últimos años, La Trama Asturiana, es un orgullo para mí porque conseguí algo que buscaba desde el principio, un sonido orgánico que pudiera moverse entre lo frágil y lo violento y que a la vez colocara a la canción por encima de cada uno de nosotros, de nuestros egos.

Nunca me ha gustado la idea de ser un solista con una banda de acompañamiento, quería que de alguna manera nos consiguiéramos fundir en el escenario. Tocar todos a la vez es algo fácil; tocar juntos es lo precioso.

Eso lo tengo gracias a que los músicos son excepcionales, y a que Manu, Luis, Abraham, Edu, César, Joseba y yo nos queremos mucho y somos como una pequeña tribu. Espero que sigamos juntos mucho tiempo. Pero fíjate, ahora parte de ellos están girando con León Benavente, a los que seguramente podáis escuchar en directo en vuestra tierra próximamente -y son una maravilla- y Joseba está haciendo lo propio con Duncan Dhu y dando algunos conciertos en solitario también estupendos. Así que este último año he probado con otras formaciones, otros ropajes para las canciones. El Coru Al Altu La Lleva son un ya también parte de la tribu y gente maravillosa, cantar con ellos a lo largo del último año es una de las cosas más bonitas que me han pasado en la música. Y para esta gira latinoaméricana llevamos un formato reducido pero muy especial: Manu Molina, músico que lleva conmigo desde que empecé a publicar discos bajo mi nombre estará tocando el cajón y percusiones varias, y Hans Laguna, que gira por primera vez conmigo tocando la guitarra. Es un músico y autor barcelonés que ha publicado varios discos y en septiembre dará a luz un nuevo álbum que es una joya. Hans es un músico con un sensibilidad excepcional para la música y es también un orgullo contar con él. Tocaremos canciones de casi toda la discografía y aunque seamos pocos músicos en el escenario, Manu y Hans consiguen que suene intenso de verdad… Así que si eso no sucede la culpa será mía… Es nuestra primera visita a Chile y vamos con toda la ilusión, humildad y el respeto profundo que nos provoca Chile, por su historia y su cultura, por Violeta Parra, por Salvador Allende, por Roberto Bolaño.

¿En qué proyecto estás actualmente?

Escribiendo nuevo material, canciones y, paralelamente, algunos poemas que no sé si llegarán a alguna parte. Estoy en esa parte del trabajo en la que todo es un caos. Ahora necesito ponerme a trabajar para tratar de buscar algo de armonía dentro del desorden. [LL]

El cantante se encuentra en plena gira latinoamericana. Fechas, datos e info acá.

Fotos de Juan Pérez Fajardo, gentileza de Marxophone.

Acá su selección de libros imprescindibles.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated JCRF’s story.