RODRIGO CAÑETE: “CHILE ES RACISTA AL BORDE DE LO CRIMINAL”

Nací en Buenos Aires en 1972. Me recibí de Licenciado en Ciencia política en la Universidad del Salvador y en Sciences Po en París en donde viví varios años de chico y mientras terminaba la carrera. Luego trabajé como asesor en la Cámara de Diputados y el Senado pero sentía que la cultura era lo mio. Por eso me metí en la Gestión Cultural y rápidamente fui designado Director Adjunto de Museos de la Ciudad de Buenos Aires y luego a los 28 años, el Presidente Duhalde me nombró Subsecretario de Cultura de la Nación. Tras esa experiencia supe que la política no era lo mío y con una Beca Chevening (del Gobierno Británico) me fui a estudiar a la London School of Economics, Social Psychology en donde obtuve un MSc. Pero seguía pensando que no había encontrado lo mío. Lo mío era el arte y si bien ya coleccionaba arte contemporáneo, quería saber en serio. Y en Londres está el mejor lugar en el mundo para estudiar historia del arte que es el Courtauld Institute en donde obtuve un BA, MA, Mphil y PhD. Mientras hacía eso trabaje de art dealer y advisor para los CEOs de Coca Cola y Morgan Stanley en NY y Londres. Entre mis clientes estaban la Princesa Feryal de Jordania, Robert De Niro y Will.I.AM. Me especializaba en Warhols tardíos (de la década del 80). Pero tras algunos años me saturó y me dediqué a escribir en el blog (acá también) y crear el LANP-Institute.

Por J.C. Ramírez Figueroa

El crítico de arte Rodrigo Cañete (44) sólo ha estado una vez en Chile, cuando niño, en Olmué. “Fue idílico, como una arcadia”, exagera desde el celular, mientras camina por Roma. El reencuentro fue tras subir a su blog [LoveArtNotPeople] una serie de posteos de colaboradores suyos sobre nuestro país que involucraban desde Cecilia Bolocco hasta el racismo de clase alta, incluyendo una entrevista con Oscar Contardo por su libro Siútico (Planeta, 2008).

Una nota sobre esto apareció en La Segunda y rápidamente fue replicada en portales, desde The Clinic a El Dinamo, llegando hasta programas de T.V. abierta como “S.Q.P.”, donde el blog se convirtió en materia de estudio. “Fue muy divertido cuando apareció esta chica con el look de Jackie Kennedy, pero el vocabulario de un verdulero”, dice Cañete, refiriéndose a Francisca García-Huidobro, entrevistada para el programa. “El presentador (Caniulef), quien es de piel oscura, quiso plantear la discusión de un modo y su producción de otra. Vaciaron todo argumento, transformándolo en Cañete vs. Bolocco, con el objetivo de matar al mensajero por su lugar de origen. Eso es racismo”.

Cañete no le teme a nada. Hijo de boxeador, clase media baja y mente brillante, fue subsecretario de Cultura de Duhalde a los 28 años. Logró convertirse en dealer de arte en EE.UU. -tuvo como clientes a Robert de Niro, la princesa Fergyal de Jordania y will.i.am-, y ahora hace clases en Londres.

Siutiquerías

“Me llegan correos de chilenos indignados y me han pedido entrevistas para la TV. ¡Pero ni siquiera han leído mi blog! ¡No saben que todo lo que sé de Chile fue por el libro ‘Siútico’, de Óscar Contardo. ¡Esos posteos no los hice yo!”, alega. Con el best seller del columnista de La Tercera tiene una relación de amor y odio. “Contardo es súper buen escritor. Al principio me pareció sumamente divertido. De a poco ese humor fue poniendo en evidencia un trasfondo muy oscuro y doloroso”.

¿Como nació este auténtico dossier sobre Chile? ¿El disparador fue Siútico?

Me habían hablado de Siútico de Oscar Contardo, quien es seguidor de mi blog, y si bien, al principio, me pareció sumamente divertido, de a poco ese humor fue poniendo en evidencia un trasfondo muy oscuro y doloroso. El libro se estructura entorno de dos ‘tipos’ de ‘aventureros’ sociales: el arribista (que trata de ser lo que no es para negociar su lugar en la sociedad) y el abajista (que siente culpa de pertenecer a la clase alta y quiere conocer ‘la autenticidad’ de los pobres). Anécdotas de gente que teme que le vean la cara por miedo a no ser contratada, nenas que huyen de sus hogares por no poder soportar la discriminación en su escuela, exiliados políticos que logran salir primero del país por, supuestamente, valer mas para la izquierda por ser mas, entre otros muchos casos arman un contexto que, habiendo estado en pareja con un Sudafricano durante ocho años, puedo calificar como ‘Apartheid’.

¿Qué te ha llamado la atención de la “chilenidad” como fenómeno?

Totalmente. Mi problema con Chile no es el ‘arribismo’ per se sino el modo en el que condena al arribismo. Si se quiere ese es mi gran problema con el libro de Oscar Contardo. Sin ir mas lejos los mas grandes talentos de la historia fueron siúticos. Me refiero a Diego Velázquez, William Shakespeare, Tomas Moro, Leonardo da Vinci y la lista sigue prácticamente hasta el infinito porque en sociedad clasistas el único modo de superación personal es un sutil equilibrio entre el halago (hacia arriba), el desprecio (hacia abajo), la mentira (quizá, hacia uno mismo) y el talento. De este último depende el que el siútico sea patético o entre en la historia del arte. Después de todo, si miramos al Renacimiento, no recordamos a los nobles sino a los siúticos. En tal sentido creo que Contardo es injusto con gente, sin ir más lejos, como yo. Que soy yo y que sos vos si no arribistas al querer mejorar en la vida. Esta mal eso?

No crees que el arribismo y racismo -a la chilena- está presente en todas las sociedades latinoamericanas sólo que de formas mas o menos refinadas?

Tu pregunta se refiere al racismo en Chile, en Argentina y en otras partes de América Latina. Chile es racista al borde de lo criminal. Los argentinos, por nuestra parte, cometimos un terrible crimen de complicidad al alojar a jerarcas Nazis y no animarnos a abrir un debate postergado respecto de nuestra complicidad como Nación con Hitler. Es como que tu papa viole a tu hermana y después todos nos sentemos a la mesa como si nada hubiera pasado. El trauma queda. Obviamente, eso tiene un costo importante y es la naturalización del olvido y el ‘mejor no hablemos de eso y seamos prácticos’. Las palabras del Secretario de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Dario Loperfido relativizando el numero de desaparecidos da la pauta de lo criminal de esta lógica. Muchos de los que lo defienden esgrimen argumentos como que el tiene derecho a pensar lo que quiera como si el derecho a la libre expresión este por sobre el derecho de las victimas. Es menos malo si los militares hicieron desaparecer a diez mil en vez de treinta mil? No debemos hablar del tema y mirar hacia adelante y producir? Bueno, a los Nazis se los recibió a cambio de su oro.Eso, de alguna forma, es mirar hacia adelante. Yo vivo en Londres y voy mucho a Argentina a dar charlas y cursos y lo que también me llama poderosamente la atención es el racismo invertido de, por ejemplo, las morochitas que atienden en los bares o en las empresas de telefonía privada y usan su pequeña porción de poder para tomarse, lo que podría considerarse algo así como una revancha y hacerte la vida imposible porque no te ven lo suficiente pobre o negro para maltratarte de otra manera.

RESENTIDO SOCIAL

¿Esperabas las reacciones que han tenidos los posteos de tu blog?

No, porque no lo hice pensando en el lector/espectador Chileno. Sin embargo, el proyecto de mi blog es muy serio y apunta a generar espacio real de debate desde el lugar de libertad que me supe construir. Digo esto porque en mi blog no tengo sponsors, no pertenezco a un partido político y si bien nací en Argentina, vivo en Londres y soy ciudadano Británico.

¿Cual ha sido la más delirante?

Diría que muchas como, por ejemplo, la que dijo:‘CAÑETE, apellido de aborigen, un resentido social que opina de CHILE sin ningún conocimiento, envidia a Chile por nuestro progreso y desarrollo. ¿Critico de arte?en el país de los ciegos el tuerto es rey’. Creo que este comentario me da la razón desde todos los ángulos posibles.

Sin embargo fue el informe del programa de Chilevisión SQP el que me pareció más sintomático porque el presentador quien es de piel oscura quiso plantear la discusión de un modo y su producción de otra. Por un lado, los panelistas estaban de acuerdo por lo dicho por mi y por el otro, el informe preparado por su producción fue en el sentido contrario vaciando todo argumento y transformándolo en ‘Cañete vs. Bolocco’ con el objetivo de matar al mensajero por su lugar de origen. Eso es racismo. Esto fue expresado claramente por una señora con apellido de abolengo Francisca Garcia Huidobro quien no dudó en espetar: ‘El asesino lo tienen Ustedes (supongo refiriéndose a Menem –de quien se enamoró Bolocco)’, para luego agregar ‘Por qué no se ocupan de sus cosas y nosotros de las nuestras’.

Este punto es importante porque mi planteo y, si se quiere, acusación tiene que ver con un crimen de lesa humanidad como el Apartheid. En tal sentido, creo que, en Chile, un país topográficamente acorralado al borde del continente, con periódicos sacudones sísmicos y una historia de violencia y dependencia política, primero, a la CIA y Kissinger y ahora al neoliberalismo, ha terminado naturalizando el apartheid. Soy experto en Chile? No. Hablo por lo aprendí de Chile leyendo el libro de Contardo y las reacciones de la gente a los posts de mi blog dan la pauta de que algo de razón tiene. Uno podría responder a lo planteado por la García Huidobro que Chile no puede ni quiere ver a su Apartheid y ella es, con ese apellido, la mas interesada en pedirme que me calle y que de esto no hable. Yo no hablo como extranjero o como Argentino sino como ser humano que ve algunas situaciones como inaceptables. En el programa de Chilevisión, un tal Rafael Araneda (que no tengo idea quien es) me acuso de querer hacerme famoso con la ‘estridencia’. De mas esta decir que ninguno de estos se tomó siquiera el trabajo de enterarse mínimamente de que se trataron mis preguntas y observaciones en mi charla con Contardo ni el libro de Contardo fue mencionado ni una sola vez en la discusión. El ser argentino no puede inhabilitarme para hacer referencia (en la discusión de un libro) al terrible racismo chileno.

APARTHEID

A mi particularmente me llama la atención el uso del lenguaje. Acá en Chile basta que alguien hable con un tono vocal “de clase alta” para que inmediatamente lo atiendan bien. Es una cosa de impulso, de actitud refleja. Lo curioso es que a la gente de clase media, los mismos empleados de clase media lo tratan con desdén o sin dedicación.

En Argentina pasa exactamente lo mismo. Yo me fui de Buenos Aires hace catorce años y algo que me llama la atención es que ahora todos hablan con un tono vocal ‘de clase alta’. El gran problema de la clase alta argentina es que ya no esta en Argentina sino que esta gozando de su cuentas en el exterior. Lo que queda es un resabio patético que, como la chilena, quiere glamorizar su miseria. Por el otro lado, están aquellos que van a Punta del Este y si llegan a tener lo suficiente en el banco pueden incluso acabar en una relación con Pampita…

Yo trabajo desde mi laptop y cuando voy a Buenos Aires disfruto mucho ir a cafés a mirar a la gente y escribir pero, en mis últimos dos viajes, percibí una violencia casi constante en el modo en el que los que sirven y los servidos interactúan y se maltratan y este es un legado de la era Kirchner. Quizá ese hacia sido el precio de hacer patente la división social y racial entre ricos y pobres en la Argentina.

Somos sociedades muy enfermas y esa violencia (que se ve en las reacciones de miedo, diría yo y no se a que, del informe de Chilevisión) esta a flor de piel y supongo es herencia de las no bien resueltas (al menos culturalmente) dictaduras militares y demás. Debo confesar que cada vez que vuelvo de Buenos Aires a Londres, vuelvo extenuado por este tema en particular. Nos maltratamos mucho sobretodo cuando nos decimos ‘Mi amor!’. Bolocco es un ejemplo maravilloso de eso. En ella todo es violencia. Sus elecciones de vida, sus infidelidades, el modo en el que habla de su hijo, la flacura de su cuerpo. Es como una mezcla de los noventas tempranos entre actriz porno y secretaria ejecutiva venida a mas. El esfuerzo que hace la pobre mujer para refinarse da mucha ternura. debería ver ‘Ayer, Hoy y Mañana’ de Vittorio de Sica en donde Sofia Loren representa a tres mujeres de clase baja, media y alta, respectivamente. Eso era estilo.

Sobre Argentina, ¿no crees que el antídoto es que ustedes mismos se ríen de sus excesos? El arquetipo del “argentino chanta” fue impuesto por los propios humoristas o comediantes de allá. Nosotros los chilenos perdimos el humor después de Pinochet. Y necesitamos que el resto nos diga como somos. Algo muy adolescente, ¿no?

Este es un punto interesante porque voy a decir algo que va soprender a muchos en Chile. Creo que la reacción que mi blog produjo en Chile habla mucho mejor de este que de Argentina. Ayer, por ejemplo, mi blog fue visitado (no me refiero a clicks sino a computadoras conectadas) por sesenta mil personas.A pesar de esto, varios periodistas me hicieron entrevistas para sus respectivos medios que fueron censuradas a poco de ser publicadas por Pagina 12, La Nación, Revista Anfibia y Clarín. Argentina tiene mucho miedo a dejar de mentirse a si misma. Esa presentación que hizo el presentador chileno en Chilevisión, a pesar de sus panelistas y el informe puesto al aire, es imposible en un país estupidizado como la Argentina. Mi relación con mi país es como la de alguien que quiere que su pareja reaccione pero no lo logra porque esta anestesiada os simplemente teme sentir. Si te molesta lo que te digo reacciona y hablemos! Ese es el objetivo de mi blog. Sin embargo me leen. Con esto quiero decir que el debate que se generó en Chile habla bien de su futuro.

Hablemos de arte: ¿Cómo se ve Latinoamerica desde Londres? Acá al menos los artistas jóvenes están locos por salir al mundo y hacen obras que satisfagan lo que quieren los galeristas neoyorkinos o londinenses.

El tema es complejo porque Inglaterra y Estados Unidos vienen de, al menos, treinta años de neoliberalismo period en el cual todo ha sido ‘optimizado’ a través de la implementación de ‘sistemas y procesos’. Esto, desde ya, también ocurrió en el mundo del arte internacional.Dicho de otro modo, el arte es un negocio que, como decía Tolstoy en su ‘Qué es el Arte?’, dejo de ser un vehículo para que hombres y mujeres transmitan sentimientos y emociones a través del tiempo y el espacio. Hoy el arte contemporáneo es la confirmación de un estado de cosas que se da como un hecho de la realidad y no se puede alterar. Todo aquello que va en contra de ese estado de las cosas es considerado ‘desatinado’ o ‘inapropiado’. Quizá por eso se le de tanta importancia a nenes de mamá que dicen ser artistas y no entiende nada de la vida. Es mucho mas fácil manipularlos que a los mas experimentados.Vivimos en tiempos muy difíciles aquellos que queremos seguir sintiendo.El hecho de que los jóvenes estén locos por salir al mundo es un síntoma de esa estupidización. Es valido ‘salir al mundo’ si se tiene algo para decir que el mundo deba escuchar. Si uno sale al mundo para ser lo que el mundo te pide que seas, mejor quédate en tu casa y no seas un esclavo. Recientemente hubieron fenómenos de mercado en este sentido. Adrián Villar Rojas de Rosario, Argentina. Un ‘negrito’ que limpia la culpa de los emires de las dictaduras de Qatar y Bahrein con instalaciones en donde se ‘problematiza’ el medio ambiente cuando, en realidad, son estos países los que polucionan los mares. El Colombiano Oscar Muñoz instaló, no hace mucho, una fábrica de chocolates con obreros colombianos incluidos en la Galeria Larry Zwirner sobre Madison Avenue en New York. Pedro Reyes hace instrumentos musicales con armas de los carteles mejicanos y es representado por Lisson Gallery de Londres. Como ves, los latinoamericanos exitosos son aquellos que les confirman a los norteamericanos e ingleses qué Latinoamérica es un lugar de violencia incontrolable (salvo que intervengan ellos), trabajadores explotados y negritos preocupados por salvar al Amazonas. Ellos les permiten a los ricos del Primer Mundo sentir un poco menos de culpa mostrando que están al tanto y les preocupa.

Aparte que se recurre mucho al tema de la “memoria” de la Dictadura pero sin generar un impacto o debate importante.

El tema de la memoria es mas una preocupación local que una cuestión relevante en Londres o Nueva York y tiene que ver con los mecanismos de legitimación. Por ejemplo, si escribís una novela o hacés una obra de arte sobre ‘ser niño durante la dictadura’, tenés mas chances de ganar un premio o ‘ser nominado’ que si hablás de ‘tu corazón roto’. Son tiempos complicados para el artista que se ve empujado hacia la política como si el arte fuera susceptible de ser utilizado para ilustrar ‘grandes temas’. La cuestión es que parecen olvidarse que el arte muestra lo universal a través de lo fragmentario. Frank Auerbach no necesita pintar muertos en la cámara de gas para referirse al genocidio nazi que mató a sus padres. El se limita a pintar retratos y es en el acto monstruoso y total de la pintura como materia y muerte que su historia aparece.

¿Qué proyecto estás preparando? ¿En qué estás? ¿Nos puedes describir un día en la vida de Cañete?

Un proyecto a la que le dedico mucho tiempo y cariño es a la formación de artistas y amantes del arte (coleccionistas o no) a través de mi LANP-Institute.com. Viajo muy a menudo a Buenos Aires para dar clases y trabajar con artistas. Ahora, estoy en Romaorganizando un viaje de estudios para un grupo de amantes del arte sudamericanos con quienes tratamos de recrear la experiencia de los Grand Tours del siglo XVII y XVIII a Italia y de la construcción del gusto occidental. Es un gran placer para mi poder hacer esto. Todos los dias doy cursos online a decenas de artistas, coleccionistas y amantes del arte de Argentina y otras partes del mundo. En un rato doy una clase de dos horas sobre Zaha Hadid. también estoy terminando mi Historia a Contrapelo del Arte Argentino para Penguin Random House y acabo de firmar contrato para el libro de mis memorias amorosas. Una historia de fracasos, como te imaginarás. El resto de mi tiempo se lo lleva mi blog. [LL]

Guardar