Te veo; convencida de que tengo los sentimientos bajo control, que soy capaz de encontrarte sin desarrollar nuevas ilusiones.

Te veo; pero me equivoco. Me equivoco porque sos un mar de sorpresas, que hoy hizo un remolino en mi.

Te veo; y te dejo de ver, porque me toca volver.

Te vi; y vuelvo, ilusamente a pensar, que puedo volver a estabilizar a mis sentimientos.

Te vi; y quedo tu olor en mi, y me trae de nuevo a vos, y no se va. Ese olor, que junto a mi perfume, forman un nuevo olor.

Así como todo se fusiona tan perfectamente: ¿Por que no nos fucionamos vos y yo?
Show your support

Clapping shows how much you appreciated Ginebra.’s story.