¿Sumergidos? Más bien ahogándonos

El .com recientemente cumplió 30 años de gran dominio. El internet siendo una red que nos conecta a todos, nos da información, entretenimiento, es algo de gran poder en la sociedad, la llamada “gran arma de dos filos.” Justo como lo dijo Herbert Marshall McLuhan, vivimos inmersos en las tecnologías de la comunicación.

Esa necesidad de tener que estar comunicándose los unos con los otros, el hecho de whatsappear 24/7. Estar al pendiente de las redes sociales, no cansarse de ver actualizaciones y ver que nuevas notificaciones de Facebook hay.

O tal vez no dejamos Instagram en paz, ver las fotos nuevas que suben, o simplemente por ver las fotos de la persona que nos gusta, siendo así unos stalkers. Tal vez expresar lo que sentimos en menos de 140 caracteres vía Twitter, tal es el caso de las personas que hablaron mal del presidente Obama, y que el mismo leyó los tuits dirigidos a él en el show de Jimmy Kimmel, bromeo sobre los comentarios de las personas. El punto es que todo está conectado con todo en las redes sociales. Estamos en constante conexión y así nos enteramos de lo que está sucediendo a todo momento.

Nosotros queremos estar al pendiente de todo, a cada minuto. Somos seres dependientes de los medios, de los teléfonos móviles, y lo que nos provee todo eso, el internet. Al utilizar de gran manera el internet nos hace esclavos de él, evadimos nuestra realidad por estar sumergidos (somos peces en el agua, de acuerdo con McLuhan) en otro mundo, si hablamos del internet este mismo nos consume muchas veces.

¿Qué hacemos con los medios? Pongamos el ejemplo de una familia sim problema alguno, el caso es que todos tienen necesidades, cada uno se aísla en algo diferente. El hijo puede estar jugando FIFA, su novia puede estarle escribiendo mientras él desea no responderle ya que es su “tiempo de juego” y para él es sagrado. La mama por otro lado está viendo un programa de cocina, nuevas recetas que aprender y le gusta ver ese programa todos los miércoles, nunca se lo pierde. La otra hija en su habitación con la computadora encendida escribe en su blog de Tumblr, es algo que todos los días lo hace, es como su “liberación” después de un día largo y escribir la hace sentir mejor. El papa por otro lado con una Monte Carlo bien fría mira un partido de los Packers, ya que le encanta el fútbol americano.

¿Lo ven? Todos sumergidos en su distinto mundo, con el fin de no saber de nada, una completa evasión de la realidad en la que vivimos. Encontramos alguna manera de distraernos, de caer en otro mundo ajeno al nuestro. Creamos nuestro propio espacio y tenemos un lugar al cual acudir en caso de diversión o evasión. Sin embargo tarde o temprano adquirimos las conductas, ya sean malas o buenas. Somos personas con todo tipo de necesidades, pero los medios de comunicación estarán todo el tiempo allí para nosotros.

A single golf clap? Or a long standing ovation?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.