Ardí con la fuerza salvaje de siete mil mujeres, con la confianza de una voz que llegaba con el viento, voz firme, que hablaba para decirnos, todas somos hermanas, todas somos mujeres, todas estamos luchando. Por la libertad, 
por el mundo que merecemos y necesitamos.

Cada quien su lengua, su modo, su tiempo…

Estuve ahí con ardientes ojos, observando, respirando el viento, lleno de voz, de palabras, de música, de risas, de lágrimas…En ese espacio, en esa tierra, de historias, de días, de noches, de estrellas.

Llegué una tarde, envuelta de montañas, casi en primavera, con un cansancio, con muchas dudas, con mucha hambre, llegué aprendiendo de muchas almas, de muchas voces, de muchos cuerpos.

Formando un todo, inseparable, decidida, más segura en mi regreso a casa, con mucha luz, con mucha fuerza, con mucho aliento.

La mañana del 8 de marzo, mujeres zapatistas esperan entrar a la inauguración del Primer Encuentro Internacional de Mujeres que Luchan. Marzo 2018 Altamirano, Chiapas 2018.
Elizabeth, participó en una obra de teatro en el Caracol La realidad, tiene quince años, estudia la secundaria.
“Tenemos que estar vivas, este encuentro es por la vida.”