Ellos también lo hacen

Es imposible que alguien salga completamente limpio de una relación.

En el caso de una pareja heterosexual, es común ver a la chica encontrar refugio en helado, películas como The noteboock, una buena playlist rompe venas para llorar a sus anchas, y por supuesto hablar con esas amigas confidentes. ¿Les suena familiar alguna de estas cosas?

Pero ¿qué sucede con el chico y el cómo sobrelleva esta situación?

Recuerdo que mi prima Anel mencionó un día cuando tocábamos este preciso tema, que el hombre que te llora es meramente por chantaje emocional.

Y pensé, ¿seremos tontas al creer en el llanto de un hombre? Tal vez fui algo ingenua la vez que Esteban me conmovió afuera de mi casa; con lagrimas rodando por sus mejillas; diciendo que me querría por siempre, y el día que yo decidiera volver estaría donde mismo.

En pleno 2017, ¿será cierto que seguimos siendo una sociedad machista?

Peor aún, ¿estaremos nosotras contribuyendo a esto?

Los hombres también son seres humanos, chicas; es decir que tienen sentimientos y derecho a externarlos, por salud.

“Esa es la cosa sobre el dolor […] demanda ser sentido.” (John Green, Bajo la misma estrella).

No podemos generalizar; así como hay algunos hombres que fanfarronean sobre sus experiencias sexuales con sus amigos, también existen aquellos que de vez en cuando (aunque tal vez menos que nosotras; debido a los prejuicios y estereotipos) se abren, rompen en llanto y encuentran alivio al platicarlo con amigos cercanos.

Creo que Esteban después de todo era esa clase de chico; sensible, que no teme verse vulnerable ante la chica que lo ha lastimado…

Todo se resume en que no todos tienen las mismas intenciones: es nuestro trabajo diferenciar un llanto por amor de uno por chantaje emocional.