¿Muchos peces pero pocas especies?

¿Cuántas veces hemos escuchado la conocida frase “hay muchos peces en el agua”?

Definitivamente se acomoda a la perfección como algo para decirle a tu amiga, la que acaba de salir de una relación con el corazón roto y con la idea suicida de regresar con el patán de su ex.

Pero, ¿son solo palabras que pronunciamos para reconfortarnos?

¿O en realidad, aquí en una ciudad tan pequeña y a la vez con matices tan marcados; hay buenas opciones?

Tal vez piensen que en efecto, si hay muchos peces en el agua, pero parece ser que solo podemos pescar a los de la misma especie.

De pronto un día decidimos aceptar que estamos pasando por una racha de mala suerte en el amor. Que por alguna razón se nos acercan siempre los mismos hombres; los que al final no son capaces de llenar nuestras expectativas.

¿No es algo loco que solo podamos conseguir esta clase de sujetos?

Después de consolar a Sarah por tercera o cuarta vez, lo entendí al fin…

¿Será posible que seamos nosotras las que vamos por ahí eligiendo siempre atún por miedo a ir por el salmón?

Las invito a hacer un análisis…, muchas veces nos auto saboteamos por nuestras inseguridades y creemos que no somos capaces de tener al salmón.

Y para terminar con lo del autosabotaje, no puedo dejar de mencionarles el hecho de que en ocasiones tenemos a un hombre bueno en frente y no logramos verlo; o puede ser peor, con nuestras acciones equívocas lo convertimos en alguien que no es bueno para nosotras…Recuerda que no sólo puedes influir en que alguien cambie para bien, sino también para mal.

¿Consideras alguno de estos puntos?