Ningún hombre es una isla.

-John Donne.

Ayer salí a votar. Lo hice a pesar de todas las voces diciendo que no sirve para nada, que mejor anules tu voto para protestar en contra del sistema corrupto. Que participar es aceptar que siga funcionando. ¿Por que? Porque no votar es estúpido en el sentido literal de la palabra: es hacerse daño a uno mismo. Pero también es deshonrar el legado y el esfuerzo que nuestros abuelos y ancestros hicieron para que no hubiera un emperador, para librarnos de la corona española, es deshonrar la lucha femenina por tener acceso al voto, es decidir no decidir. Es otra muestra de la rebelión millenial desde la comodidad de su laptop. Sin compromiso ni acción.

La democracia puede no ser el mejor sistema, pero es el mejor sistema que hemos creado hasta ahora. Si no esta funcionando bien, en parte es porque lo hemos permitido. Porque los politicos no se hacen en un vacío sino son el resultado de la conciencia colectiva de nuestra comunidad. Son la materialización de lo que permitimos que suceda, lo que premiamos. Si creemos que los políticos son lo peor que ofrece la sociedad en cuanto a ética, valores, respeto, si extraen y acumulan riqueza y nos ignoran, es porque hemos permitido que en ese espacio clave de poder se congreguen todos estos seres.

¿Por que es distinto en otros países? Porque reconocen su capacidad de hacer cambios. De quitar lo que no sirve. PARTICIPAN.

Cuando una casa tiene cucarachas, fumigas para que quede limpia.

O tal vez estás convencido y necio de que NO VOTAR es el camino. Estas contra el sistema y te rehusas a participar. Bien. ¿Estas listo para llevar esta idea a su conclusión lógica? ¿Que alternativa propones? ¿Te estas organizando con otros para hacer un sistema alterno o paralelo? ¿Vas a levantarte pacíficamente? ¿En armas? ¿Vas a mudarte a una isla independiente a fundar otro país con otras reglas? ¿Cual es tu estrategia?

Saul Alinsky fue un genio de la organización comunitaria en Estados Unidos. Gracias a su liderazgo y su consejo muchos movimientos del siglo 20 pudieron lograr cambios . ¿Como lo hizo? Una de sus técnicas era a partir de obtener voz y voto en los consejos de grandes empresas mediante el Proxy Tactic, reuniendo acciones en una empresa y utilizar proxies de accionistas para propósitos políticos y sociales representando los intereses progresistas de la comunidad-Recomiendo leer Rules for Radicals, de Alinsky. Se lograron cambios locales, donde importa para la gente. Sus ideas han influenciado incluso a Hillary Rodham Clinton y Barack Obama. Las estrategias de Alinsky pueden no ser las mejores, pero dieron resultado.

Mientras tanto… ¿parece tener un efecto, importancia, o ser una estrategia inteligente querer no votar o anular el voto? Es lo mismo que escribir tweets y updates en facebook, muy muy enojados. Muy en contra del gobierno. Ufff, malditos, siempre nos roban, nunca cumplen, siempre es lo mismo. ¿Y quien les pone limites? ¿Quien levanta la voz? ¿Por que canales lo puedes hacer? No es suficiente, ni es util, no salir a votar. Anular tu voto con dibujos en la hoja es como burlarse del mecanismo un día cada 3 o 6 años… es lo mismo que no hacer nada. Sirve para reírse y sentirse bien por unos minutos. El resto del tiempo sigues en tu burbuja lejos de involucrarte en precisamente el mecanismo que odias que te afecte. Si no lo tocas tu, te tocará a ti. Ten por seguro que lo que suceda ahí te afecta. Pero no te interesa meterte en eso porque “es puro mugrero”, porque “esta todo corrupto”. No compadre, en el gobierno también hay gente buena y que quiere hacer las cosas bien. Pero solos no pueden. Solos no podemos. Ningún hombre es una isla.

Dicen que para que el mal triunfe solo es necesario que la gente buena se mantenga en silencio. Seguramente crees que estas haciendo un bien por quedarte callado. Igual y no tienes esperanza y sientes frustración porque no se ve una manera de lograr el cambio que queremos. Pero es que no es solo salir a votar. Eso es solo el inicio. Por eso anular el voto no es ni siquiera importante. No registra. No mueve la aguja. Así como solo votar tampoco mueve la aguja. Es una pequeña pero importante parte de todo un proceso, un nuevo patron de comportamiento que NECESITAMOS hacer. Involucrarnos. participar. compartir.

En Quintana Roo parece que Carlos Joaquín ganó la gubernatura. Tu crees que se acabó ahí? Que eso es el cambio que necesitábamos? No. Apenas comienza tu involucramiento, apenas comienza lo bueno. Porque el cambio se hace entre todos, en el día a día. Lo que logramos al votar es poner nuestra voluntad a favor de ciertas condiciones. Se abre una puerta, ahora hay que cruzarla y eso se hace trabajando JUNTO CON EL GOBIERNO, junto con la sociedad civil, las empresas, los jóvenes, las escuelas. Todos. Juntos. Esto es un ecosistema. Todo esta conectado y depende de todos. Quieres un cambio? Pues, camina distinto, diría René Perez. Y tiene toda la razón. El camino nuevo se hace al andar.

Ahora bien, ya se logró el primer paso y viene un cambio en el liderazgo político… ¿tienes listas tus propuestas? ¿Que quieres ver que cambie? No se trata de que propongas política económica nacional. Se trata de que te involucres en el nivel más inmediato que te afecta: el municipal. En tu comunidad, tu vecindario. Eso es el primer paso. No involucrarte en la política local es decir que no tienes nada que decir acerca de como vives, acerca de las circunstancias de tu mundo inmediato. ¿En verdad? ¿Todo esta perfecto? Seguro tienes cosas que no te gustan en tu vecindario. ¿Que quieres ver distinto?

Ya en otro momento hablamos de si los sistemas de democracia a escala de un país como México funcionan como están o hay que cambiarlos y de que manera. Eso es otra discusión para otro día. Lo importante ahorita es que tu mundo inmediato esta conectado a empresas locales, gobierno local, personas que ves todos los días. Por mas globalización, al final seguimos viviendo en pequeñas aldeas poco o muy conectadas e interdependientes. Si no entras a la conversación, alguien más decidirá por ti. Atrévete a hablar -y a escuchar.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.