Hasta donde tus genes te lleven.

Bajar 16 kilos en un año. Sentirte mejor con tu apariencia, sentir como el aire arde en tu plexo solar que ahora es lo suficientemente resistente para que seas más fuerte, más rápido.

Hay condromalacia en tus rodillas, estrés en tus pies, impotencia al despertar puntualmente todos los días a las 5:30 am y saber que en mucho tiempo no podrás correr y saltar como antes.

Tomar las pastillas y hacer los ejercicios de rehabilitación que te ordenó el traumatólogo mientras descubres que tus genes son débiles, que no están hechos para esto.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.