La kermés del parcero Osorio

21 de Junio vs Nueva Zelanda… El punto de quiebre en la era del señor Juan Carlos Osorio, que tan facil sube cual espuma de chela o desciende 4 categorías de golpe al puro estilo Rangers.

Lo que sabemos todos, 8 cambios incluyendo el portero entre un partido y otro en un torneo internacional de FIFA (eehhh!…) con tan solo 8 equipos. El chiste se cuenta solo y da menos risa que la güereja , el colombiano busca mantener un proceso… el cual no tiene ni una base de 5 jugadores, carece de sentido común y comúnmente no agrada, más que un proceso el trabajo del profe Osorio parecería “La Academia” o el “Master chef” de la televisora de Ajusco, donde los torneos oficiales de FIFA se ponen a la par de los populares partidos moleros, para decidir quiénes serán los elegidos de nuestro ansiado momento cada 4 años en la justa mundialista.

Al menos de ser así, esperaría que los 11 ganadores de cada reality (torneo, perdón), ya sea del hexagonal de las estrellas, copa Oro segunda generación, bailados en la copa América o cualquier otra, sean la base que juegue los 3 partidos de la fase de grupos de nuestro mundial, porque de no ser así, me atrevo adelantarme y dar mi opinión de que estamos fritos.

Pero, esperen… pensándolo bien Italia tiene 4 campeonatos mundiales con un estilo de juego aburrido, rocoso, lento pero EFECTIVO, entonces puede que iniciemos una era como la azzurra ¿no? DEJEMOS DE SER PESIMISTAS ¡HOMBRE!

La cosa es que así de versátil es el señor Osorio en nuestras mentes fuboleras.

¿Que preferimos? Un técnico que se avienta al césped con sus jugadores para celebrar en la fase de grupos, jugar espectacular los 4 partidos y ser echados en el frustrante 4to partido de último minuto por un dramático penal shakesperiano que aún no decide si ser o no ser, o llegar a la tierra prometida de los Cuartos de final con una victoria por la mínima pero suficiente, inmerecida pero consumada, jugando feo pero con suerte, esa que tanta falta nos hace y de algún modo le ha sobrado al Profe desde que tomó las riendas.

En fin, así como el “papelito habla” aquí “numerito manda” y con los numeritos de la kermes del parcero Osorio no se le puede mover mucho.

Ahí nos vimos.