Photo by Zoltan Tasi on Unsplash

El Viaje

Hace 5 meses, me fui de Barcelona conmigo mismo. Me fui sin más nada que mi perrito Patch, dos maletas, y lo que había aprendido todos estos años enfocado en el desarrollo de mi mente, cuerpo y espíritu.

Que más importante sino la experiencia?.

Lanzarme a la aventura, prácticamente sin conocer a mucha gente, abrió las puertas a la profunda observación propia fuera de mi entorno conocido. Debido a esto, fue una oportunidad de integrar con más arraigo todo lo que he aprendido a nivel personal/espiritual en el transcurso de los últimos años.

Es una gran revelación llegar a verdades antes ocultas sobre nosotros mismos, nuestras vidas, nuestro potential, nuestros miedos, deseos y sueños.

Nos abre un nuevo paradigma de la realidad como la conocemos hasta ese momento.

Un mundo/universo/vida nueva se muestra cuando el punto de vista cambia y nos vemos con claridad.

Leemos muchos libros, podcasts y a personas que nos dicen “Todo depende de ti, todo está en tus manos, la percepción define la realidad” pero conocer esto es diferente que experimentarlo como algo tangible, y real. Aplicable a todo, presente en todo momento.

Ésto tiene que ser una de las metas por la que trabajamos en nuestro desarrollo. Experimentar con pruebas irrefutables que si, definitivamente nosotros creamos nuestra realidad.

Mi objetivo de decirles todo esto no es tratar de explicar mi cambio, sino transmitirles que se puede, que es algo que todos podemos experimentar y que es real.
Las experiencias fuera de la zona de confort son tan mágicas que nos demuestran que la valentía tiene premio, y la aventura es el primer lugar.

Otras de las cosas que me impresiona, es que el 99% de las valiosas personas que he conocido en este tiempo fuera NO las conocía antes!!. Es decir, me impresiona que no conocía a estas personas tan mágicas, valiosas, y enriquecedoras todavía!, no estaban en mi vida. Esto en particular sigue siendo un punto de asombro donde observo el valor de salir de la zona cómoda.

Rendirme a las circunstancias pero sabiendo darme lo que necesito ha sido la fórmula que ha hecho que todo haya sido más fácil.

Nuestra apertura a las circunstancias hacen que todas las opciones sean posibilidades válidas.

Haber disfrutado México, Monterrey y su gente, sus montañas y su comida. Tulum y su magia, ese sentimiento milenario de sanación, poder natural y humano. La presencia observante, permisiva y compasiva de la Naturaleza por los actos destructivos infantiles de los humanos está presente en cada esquina. Ése lugar está vivo, tiene alma, y se nota.

Tulum es un paraíso, con una magia expresada a su manera. Es un lugar donde la Naturaleza habla alto y los que se conectan, así sea por ratos, pueden escuchar su voz.

Hay que cuidarlo, conservarlo, cuidar su mágia. Si vas de turismo a Tulum, procura ser lo más ecológico posible. Sé consciente.

Otra cosa impresionante ha sido poder vivir los otros dos meses en un lugar donde jamás me sentí cómodo, Miami. Lo hice ahora sin tener ningún tipo de expectativa al llegar, y a raíz de esto siento que absolutamente todo lo que ha pasado allí ha sido Magia, no tiene precio.

Para mi, fue una comprobación de que nuestra percepción define absolutamente todo de nuestra realidad. Cambié mi percepción sobre el lugar y cambió todo.

Conocí gente maravillosa, trabajé en cosas que nunca había hecho, disfruté no tener casi planes por primera vez en mi vida, disfrute estar conmigo mismo la mayor parte de los dos meses que estuve aquí.

En las tradiciones indígenas del Amazonas existe un tratamiento que ayuda a sanar nuestro cuerpo y mente para luego conectarnos con mayor facilidad a nuestro espíritu. Éste tratamiento le dicen “La Dieta”, y consiste pasar aislado un tiempo considerable, pueden ser 3 días, una semana o meses. Bueno, para mi, éste viaje ha sido mi Dieta.

En las mismas tradiciones dicen que luego de la Dieta uno se ve tal cual es, que uno se observa con más claridad. Sus virtudes, errores, miedos y sueños.

Vale la pena salir de la zona de confort y lanzarse a la aventura, cualquiera que sea, porque así nos acercamos más a nuestra esencia, conectamos con el mayor propósito de nuestras vidas viviendo a plenitud.

Cambiar nuestros hábitos es una aventura, es aventurarnos a un terreno desconocido. Ir poco a poco conociéndonos y observando donde nos sentimos a gusto y donde no tanto, para entendernos y cambiar profundamente desde adentro todo nuestro ser y liberar nuestra esencia.

Podemos crear aventuras en lo más insignificante y supuestamente aburrido de nuestras vidas, porque todo depende de cómo lo abordemos, del punto de vista y de cómo disfrutemos del proceso. Ahí está el tesoro, en el proceso.

El proceso es la meta.

Estoy viviendo de vuelta en Barcelona con una satisfacción genuina de un personal trabajo bien hecho, donde ese trabajo fue encontrarme a mi mismo a un nivel más profundo, donde puedo conectar en muchos más aspectos de mi vida.

En general, este viaje se puede resumir en que el balance del conocimiento espiritual se ha integrado a mi dia a dia en todos los aspectos de mi vida.

Todos los caminos conducen a la unidad dentro de nosotros mismos y con todo lo que nos rodea.

Espero que mi relato te haya servido de inspiración para iniciar la aventura de tu vida, con todas las dificultades que esto signifique. Espero que lo que he escrito inspire tu recorrido para que vivas la vida que deseas, disfrutando los cambios que muchas veces son difíciles.

Inspírate, cambia tu vida.

Sé la mejor versión de ti.

Disfruta la incomodidad de ir conociéndote.

Luisfe