Ascensor

Esta mañana he limpiado otra vez y no logro ver ninguna mancha. Todo parece impecable. He sido cuidadoso y repasado cada pliegue, cada borde, cada fisura con atención. Es más diría que he mirado entre cada arruga y casi podría recordar cuando han salido cada de ellas. Me interpelo cómo me siento, que tan limpio considero que está. Pero en parte ya no sé bien que contestar. Diría que ya todo está limpio. Pero sé que estaría mintiendo. He revisado y repasado todo, pero aún no logro que todo quede en orden. No entiendo en realidad para que me lo pregunto. Me pido amablemente verificar nuevamente. Entonces me dedico a repasarlo todo. Por la tarde pienso que he concluido, pero seguramente se me ha pasado algún detalle que consideraré vital. Lo sé. Por suerte esta vez ya no me cuestiono. Me asomo a la puerta y algunos me sonríen y otros solo saludan por lo bajo. La mayoría sin embargo no parece conocerme. Pero no los culpo ni nada, porque tampoco los conozco en realidad. Entre tanto todos tratan de limpiar, pero alguno aún no logra dominar la furia y estalla en arrebatos y discusiones. Pero estas son excepciones. La mayoría vive esta cotidianidad con mucha calma, como otra rutina absurda. Deambulan entre las obligaciones y diligencias. Eventualmente de vez en cuando alguien logra sonreír de verdad. Ya es de noche. El silencio se rasga con cuando el motor del ascensor arranca y ese sonido me atrapa en recuerdos. Me pregunto quién subirá esta vez. Trato de adivinar por el tiempo hasta donde llegará. Pero pierdo la cuenta. En parte porque el tiempo comienza a alargarse indefinidamente, en parte porque esta vez, este ascensor se alejará hasta perderse en un cielo definitivo. Me pregunto si yo me sentiré listo alguna vez. Si podré subirme con la seguridad de no regresar. Cuando el sonido se pierde en la noche y el silencio reina nuevamente, sonrío pensando en la estupidez de algunas esperanzas y sé que esta noche será larga.

Oct 19, 2016

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.