Tengo una idea, ¿ahora qué hago?

Tengo una idea, ¿ahora que hago?

En la actualidad, muchos son los que intentan (o mejor dicho intentamos) emprender un negocio para tener un mejor ingreso y ser “dueños de nuestro tiempo”. Pero, ¿qué pasa cuando la persona no está preparada para llevar a cabo esa idea? La respuesta más obvia sería el fracaso.

Para mí, el tener una idea debe separarse en 4 etapas:

  • Nacimiento
  • Niñez
  • Crecimiento
  • Madurez

Al igual que el proceso del ser humano, una idea debe primero nacer (previa concepción), crecer y convertirse de una idea “factible” a una realidad absoluta y dejar de lado a una mera ocurrencia.

Todos los días, encuentro que muchas personas quieren poner un negocio, pero cuando les preguntas que van a hacer, porque lo van a hacer y como lo van a hacer, no saben contestarme realmente. Sus respuestas parecen copiadas de un mal guionista y pésimo desarrollador de emprendedores.

“El 80% de las empresas de nueva creación, no llegan a los 3 años de vida. Muchas perecen en los primeros 6 meses”

El ser creativo al momento de desarrollar tu idea para materializarla en negocio es un factor importantísimo y que muchos pasan por alto. En muchas ciudades es muy sencillo hacer un negocio en el que compras un producto a $1.°° y lo vendes a $2.°°. Lo vemos a diario con más y más taquerías, puestos de sushi, tortas, marisquerías, etc. Ojo, no estoy diciendo que este mal poner ese tipo de negocio, lo que si es que tendrás más competencia y sobre todo la pregunta del millón ¿Por qué comprarte a ti si hay muchos que venden lo que tu haces? La respuesta del millón (y la más egocéntrica) sería: “porque somos los mejores”. Slogan más trillado y falso no puede haber.

Si creas un modelo de negocio que innove, sea creativo, bien trazado (metas, planeación, objetivos-mercado meta) y por supuesto que tu producto/servicio sea bueno, que tu ventaja competitiva sea atractiva, puedo augurar un mejor destino para esa idea. Además claro de la insistencia, persistencia, resistencia y el valor más importante de todos: la disciplina.

Cuando llevas una idea a la edificación (negocio puesto en marcha) se corren riesgos y más si no estás preparado para ello, como es el caso de muchos de nosotros en algún tiempo de nuestras vidas. Lo que sí quiero dejar en claro es lo siguiente: si llevas a cabo tu idea y fallaste, no importa. Levántate y crea otra, no te detengas y sobre todo NO TE RINDAS ó NUNCA TE RINDAS.

“Experiencia es lo que adquieres cuando no obtienes lo que quieres”

Recuerda que todos tenemos talentos que podemos explotar para nuestro beneficio y el de los demás. Descúbrelo!

TALENTO, Tan distinto de empleado, Tan distinto de personal. El solo escuchar la palabra te hace inflarte y sentirte bien contigo mismo.
Tom Peters

Todos tenemos talentos que superan, y por mucho, cualquier título universitario.

Solo te hace falta CREER.

“LA VIDA DE UNA PERSONA SE MIDE POR LA CANTIDAD DE PROYECTOS QUE LLEVA A CABO”.

Ó en este caso:

“LA VIDA DE UNA EMPRENDEDOR SE MIDE POR LA CANTIDAD DE PROYECTOS QUE LLEVA A CABO”.

Recapitulando, para poner un negocio, sigue estos pasos:

· Nacimiento (idea)

· Niñez (investigación, exploración, preguntas)

· Crecimiento (desarrollo de la idea)

· Madurez (puesta en marcha)

NUNCA DEJES DE CREAR, ¡CREER ES CREARLO!

Gracias por leer, por estar… ahora a hacer.

Sean felices, sean disruptores. #BeADoer #Disruptor #FiftyFive

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.