UN AÑO EN CHAMPAÑA : LA MAGIA DE SUS ESPUMANTES

Un vino espumosos no puede llamarse Champagne sino procede de esta región de Francia

Champaña, la más septentrional y el corazón de Europa Continental, región vitinícola cuyo clima está la límite, donde el sol no es tan intenso, la lluvia azota y los fríos del norte anidan en las vides; sin embargo, esos suelos calizos de caracolas marinas permiten que broten las vides que dan al mundo el espumoso que refiere la celebración, la fiesta, la alegría, el bocadillo.

Este documental nos transporta a la comunidad francesa que por siempre ha cultivado la vid para que llegue al mundo el famosos espumante Champagne, gracias a un pueblo que ha heredado de generación en generación una tradición y conocimiento que año tras año han sabido preservar y enaltecer el legado con el trabajo tesonero y la pasión de un pueblo. Se prodiga un respeto a las generaciones que en épocas difíciles tenían cosechas buenas cada cinco años y daban un vino que estaba entre los mejores del muno. Abrieron el camino y no debe olvidarse, solo se debe aprovechar con trabajo para preservar, por siempre este legado de éxito.

No obstante, la historia como un fantasma recuerda el terror vivido en estas llanuras ruta de los invasores, godos, ostrogodos, visigodos. La invasión de Atila derrotado por lo galos y romanos y escenario de las guerra de los cien años, la guerra napoleónica, la francoprusiana y l la primera guerra mundial, todas letales que dejan colinas y llanos cubiertos de sangre y una enorme cicatriz de un pueblo que perdió a sus jóvenes y en donde la tristeza embargaba a toda la comunidad y cuyas madres y pobladores perdieron la sonrisa. No obstante, los sembradíos de vides irónicamente le dan al mundo el vino que los transporta al festejo como si en dicha región nunca se hubiese asomado la tristeza.

Se describe el año 2012, las vicisitudes que vive una comunidad para obtener el líquido preciado que esperan año tras año al vencer las inclemencias del tiempo, las plagas y que permitan en Avize, Epernay, Ay, Reims, Cramant y todos sus poblados, que familias como la Coquillat, los Gosset, los Diebolt, la producción del líquido base del champagne. Las variaciones constantes de temperatura son mitigadas en la planta gracias a que la vid está muy arraigada, la variedad es muy resistente, muy aclimatada y permite cosechas de muy buena calidad. Así entonces se supera el moho que produce las heladas, las plagas como el gusanillo que hace el capullo y no permite la floración y el la perforación en el fruto que provoca el hongo y que lleva de inmediato a usar los pesticidas. Un vino controlado por el arduo trabajo, la coincidencia, la tecnología, los auténticos inventores, los especialistas, la experiencia acumulada, porque no es solo estar en los viñedos sino también realizar las mezclas y cuidar todo el proceso, desde los brotes, la vendimia, el extraer los jugos, la fermentación, el retirar los residuos, el embotellado y el descanso en las bodegas para esperar ser protagonistas en alguna celebración.

No obstante, se destaca que cada vez más viñedos pertenecen a los grandes nombres que dominan Champaña de forma nunca vista, la competencia para los pequeños productores no es la denominación vecina, si no más bien el poder adquisitivo y publicitario de las grandes empresas. El champagne es una industria con un mercado global muy grande y que deben defenderse entre las compañías, hay grandes marcas internacionales del crut, pero también hay pequeños negocios familiares que de igual manera producen miles de botellas al año.

La producción de la vid en Champaña es controlado por las normas que dicta la CVC Corporación Vitinicola de Champagne, quienes regulan con normativa obligatoria los procedimientos que deben utilizarse y deben acatarse obligatoriamente, de lo contrario se pierde la denominación de origen y las uvas no serán para champagne. Esto permite que la calidad no se altere nunca y la fama permanezca por siempre en este producto. Entonces existe normas para la bodega; para la cosecha;para podar las vides, por ejemplo, que permita un brote y no muchas ramas que den humedad y se pudra el fruto; para vendimia que da las fechas y los tiempos para cada productor; así se protegen las técnicas de producción adaptadas al clima, al suelo y a la variedad de la uva.

Así entonces, cuando a principios de abril, el sol desapareció por tres meses el trabajo se realiza en las inmensa bodegas que se poseen y el abuelo Cristian Coquillat en compañía de Martin (quien compra vinos para exportar a California) muestra sus bodegas y explica como debe efectuarse el removido, proceso que permite que el sedimento se acumulen el cuello de la botella, esto se hace todos los días. Hay setecientos cincuenta mil botellas en una extensión de un kilometro de bodega, es una de las tantas rutas subterráneas que poseen en Champagne. Puede observarse una cámara cerrada que alberga los tesoros de la familia con botellas que tiene entre 20 y 30 años , pero algunas están sin etiqueta porque la húmeda las desaparece, así que hay sorpresas en algunas que solo se conoce su evolución cuando se abren.

Entre días fríos, otros soleados que depara abril y mayo se llega a junio, vísperas del verano y todos los productores enfrentan los mismos problemas, no ha hecho calor y ya están en junio, apenas asoman las flores. Es el año de los miedos y se analiza como muy frío más lluviosos, menos soleado. No hubo demasiado calor, sin embargo se seco la Botritys y las uvas crecieron con buena concentración de azúcar y acidez y da sabores entre los mejores de los últimos años aunque hay poca cantidad es una cosecha pequeña y se llega así la vendimia y los campos reciben a los recolectores de Turquía, Argelia,del sur de Africa y también los hijos de los vitinicolas que inician el acercamiento de lo que les será heredado como generación sucesoria.

Las uvas son llevadas inmediatamente de la corta a las prensas y primero se pesan estrictamente para determinar la cantidad de jugo por kilo si se quieren utilizar para el champagne, de 4000 kilos debe extraerse 1500 litros de jugo, no más. El enemigo de un buen vino es la prisa por eso en la prensa el proceso es lento para sacar todos lo sabores. Luego, el primer jugo que es más claro y delicado va a una cuba, el resto se pasa a otra cuba. Se prensan por segunda vez y se extrae lo que la normativa dicta y este se vende a otras casa para hacer vinos menores y el resto que no se permite para el Champagne se exporta para producir alcohol industrial. Algunas bodegas como la de los Bollinger esta automatizadas y todo el proceso lo realiza un hombre desde la sala de control. Dejan reposar el vino un día para que los sedimentos se asienten y listo. En lo tanques se fermenta y en otros casos como en la casa de Gosset reciben el vino desde diferentes partes, lo catan o revisan y lo pasan a la cubas para seguir el proceso. La segunda fermentación con levaduras y azúcares en los tanques para pasarlos a las botellas y se lleva a reposar por un año en el que debe removerse para que se acumule el sedimento en el cuello. . Después se sacan las botellas enfría el cuello para que el sedimento se congele y pueda retirarse de la botella. Se le agrega licor y azúcar, se coloca el tapón, el alambre y se llevan a la bodega para que se preparen durante un año y puedan salir a la venta.

El papel del catador es imprescindible quien en su laboratorio mezcla los vinos ( la normativa solo permite utilizar tres mezclas diferentes, aunque a veces tiene hasta doscientos diferentes), para lograr los sabores, los tonos equilibrados como la mezcla del Pinot Noir, Chardonnay, Pinot Minuer, que al final podrían sorprender.

Acaba el proceso en invierno y en Londres, cuando los productores presentan sus vinos

a clientes destacados que buscan la misma calidad que ha permanecido a través de los años, porque se cuenta que fueron los ingleses quienes hicieron la segunda fermentación en botella, importaban en barriles el vino de la región de Champaña, lo embotellaban en cristalinas botellas y el gusto por el mismo le dio la fama porque fue el preferido de la corona real inglesa al ser la bebida emblemática del rey Eduardo séptimo.

! En cuanto salta el corcho de una botella de Champagne, salta la magia que envuelve diversas festividades en cualquier época y latitud… !

Región de Champagne