¿Dormir sólo 2 horas al día? Es posible siguiendo el método de sueño polifásico

Se dice que grandes mentes como Mozart, Da Vinci y Winston Churchill, entre muchos otros, seguían este método de descanso.

Martes 17 de mayo de 2016 — Con el paso del tiempo, conciliar y mantener el sueño es cada vez más difícil, y aunque nuestras rutinas cambian con la edad, la necesidad de dormir no lo hace. Es por eso que algunos han optado por probar rutinas extravagantes, como el ciclo bifásico o las siestas para rendir al 100 por ciento.

De acuerdo a diversos estudios, los seres humanos dormimos entre 5 y 9 horas cada noche, pero reposar más tiempo, o menos de las horas sugeridas, puede tener efectos nocivos para la salud física y el bienestar psicológico.

“Los hábitos (de sueño) de cada persona varían demasiado, sobre todo por las diversas actividades que realizamos. Muchos tienen una rutina definida entre semana y los fines aprovechan para dormir ‘horas extra’; pero también están los que rolan turnos por su trabajo, o los que se aventuran a emplear métodos que rompen con lo convencional. Uno de los aspectos clave es tener un colchón que contribuya a un buen descanso y que el tiempo utilizado al dormir sea reparador”, menciona Will Kasstan, chief marketing officer y cofundador de Luuna.

La Asociación Española de Psicología Conductual afirma que cada persona tiene un hábito de descanso distinto, que va desde el patrón de sueño corto –para los que duermen 5.5 horas o menos–, hasta el patrón de sueño variable, para los que no tienen un horario estable.

Pero, ¿en verdad necesitamos 8 horas para funcionar correctamente? Quizá no, de hecho, existen soluciones alternativas para reponer nuestra energía. Tal es el caso del sueño polifásico, que consiste en tomar pequeñas siestas repartidas a lo largo del día, para dormir sólo dos horas en total.

Si sabes ocupar bien tu tiempo, podrías tener hasta 22 horas libres diariamente y disfrutar más tiempo del sueño de movimientos oculares rápidos (MOR) –la fase en la que estamos más relajados, según Matthew Walker, investigador principal en la Universidad de California en Berkeley.

Así como existen cuatro tipos de sueño monofásicos o “normales”, el polifásico tiene tres modelos: Dymaxion, Uberman y Everyman. El primero sugiere cuatro siestas de 30 minutos cada 6 horas, el segundo se basa en siestas de 20 a 30 minutos cada cuatro horas y el último –que asegura un mejor control del tiempo– recomienda tomar tres horas de sueño al día más tres siestas de 20 minutos.

Inclusive, se dice que grandes genios como Mozart, Da Vinci o Winston Churchill seguían este método y los especialistas argumentan que mejora nuestra capacidad de concentración y creatividad durante las horas que pasamos despiertos.

A pesar de sus ventajas, es muy difícil adaptar nuestro estilo de vida a este sistema, pues la privación de sueño afecta al sistema inmune y, entre otras cosas, se debe eliminar por completo cualquier sustancia adictiva como el café o el azúcar. Además, sus efectos a largo plazo aún no están comprobados por completo.

Luuna sabe que tu forma de dormir es única, ya sea que decidas probar el reto polifásico o continuar con tu rutina de siempre, tener un colchón ideal es importante para lograr un descanso óptimo en cualquier condición.

Like what you read? Give Luuna a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.