Querido portal de empleo: no mande ofertas de becario a profesionales de 45 años

Mima al usuario, mima al usuario, mima al usuario. Sea cual sea tu producto

La definición de producto digital es probablemente una de las tareas más fascinantes que existen hoy en el mercado laboral. Sea cual sea la industria para la que trabajes, si te gusta idear y desarrollar nuevos productos digitales puedes estar seguro de que encontrarás la manera de aplicarlo. ¿En qué consiste esta tarea? En definir tres elementos básicos:

  1. Qué servicio o producto ofrecer al usuario y por qué. Qué necesidad o demanda vas a cubrir y en qué vas a diferenciarte de la competencia: ¿será tu producto o servicio de mejor calidad? ¿Es algo totalmente nuevo? ¿Combina elementos ya existentes? ¿Lo hace de manera más efectiva/barata/atractiva?

Pueden ser noticias de última hora, cotizaciones de bolsa, la agenda de conciertos de tu ciudad, videojuegos, testimonios de un club de fans, pruebas de un laboratorio de semillas agrícolas o las fechas disponibles para la próxima cita médica. Cualquier contenido, producto o servicio susceptible de ser distribuido por medios digitales necesita una definición de producto para poder ser producido, distribuido y consumido.

2) Cómo vas a ofrecerlo: el canal, la periodicidad, los formatos. ¿Es un mensaje de texto por móvil? ¿Una imagen diaria a través de Instagram? ¿Una llamada de teléfono? ¿Un folleto impreso distribuido en colegios que se combina con una aplicación en el móvil? Todo vale, incluso lo más vintage. Siempre y cuando sea la mejor propuesta de valor que puedas ofrecer a tu usuario o cliente. (Nota al margen: recuerda que usuario y cliente no siempre coinciden. Por ejemplo, cuando ofreces clases extraescolares de kárate para niños de Primaria los usuarios son los chavales, pero el cliente es la familia, que es quien toma la decisión de contratar el servicio).

3) Cómo monitorizar tu servicio para garantizar su calidad y diseñar posibles mejoras futuras. Un factor cada vez más importante en todas las industrias. Es importante medir el impacto de tus acciones, evaluar la calidad del producto, establecer indicadores claros que puedas ir controlando y que te ayuden a tomar decisiones en el futuro (los temibles y utilísimos Key Performance Indicators o KPIs).

La definición de producto digital te permite innovar, desarrollar e implementar tus ideas trabajando con equipos multidisciplinares que incluyen desde expertos en el producto o servicio ofrecido hasta miembros del equipo jurídico responsables de definir los términos de uso y las condiciones legales, pasando por diseñadores, expertos en usabilidad, desarrolladores (de web, de móvil..), equipo comercial y/o de ventas, de comunicación y marketing, expertos en SEO y métricas… Una pequeña orquesta que ha de afinar bien sus instrumentos para lograr una armonía impecable.

Como experta en medios de comunicación, pensaba poner como ejemplo para no iniciados la definición de un portal de noticias. Pero he decidido salirme del carril y poner el foco en otro tipo de servicio que lamentablemente se ha hecho muy popular en los últimos años: los portales de búsqueda de empleo.

Los elementos básicos de cualquier portal de empleo son: el currículo de los desempleados, las ofertas de empleo publicadas por las empresas y el sistema que debe permitir casar oferta y demanda.

¿Qué valor aporta la definición de producto en un sector en el que en principio parece que hay pocos elementos para innovar? ¡Muchísimo! Veamos algunas fórmulas con las que los distintos portales intentan diferenciarse y aportar valor adicional a sus usuarios:

  • Hay metabuscadores como Trovit, Indeed, Trabajorapido, SimplyHired o JobRápido, que rastrean ofertas a través de distintos portales y te ofrecen listados en los que aparecen propuestas procedentes de distintos sitios.
  • Existen portales especializados en sectores económicos concretos como Turijobs en el área de turismo o Tecnoempleo para informática y telecomunicaciones.
  • Jobs and Talent utiliza su propio algoritmo para ser más eficiente a la hora de buscar ofertas que se ajusten realmente al perfil profesional del candidato (su lema es “ahora el trabajo te encuentra a ti”). Y Monster tiene como uno de sus principales atractivos una gigantesca presencia internacional que te permite rastrear convocatorias en numerosos países.

El portal de empleo es un producto que podríamos considerar ya bastante maduro teniendo en cuenta los años que llevan en funcionamiento. Sin embargo, la definición funcional de muchos de estos servicios sigue siendo muy mejorable. Entre sus principales deficiencias: el envío sistemático de ofertas de empleo repetidas y que no se adecúan al perfil del candidato.

Desconozco si la ley permite tener becarios de 45 años que cobren 500 euros brutos al mes. Lo que sí sé es que un profesional con más de 20 años de experiencia laboral, incluyendo diversos puestos intermedios o jefaturas, probablemente no es el perfil idóneo para esa oferta.

La degradación del mercado laboral en España ha sido de tal calibre en los últimos años que muchos profesionales están dispuestos a aceptar prácticamente cualquier empleo. Pero aunque el parado esté dispuesto a aceptar una oferta de este tipo, parece obvio que no es el candidato que la empresa tiene en mente cuando publica un anuncio pidiendo “becario”. Siendo esta una premisa con la que resulta difícil disentir, ¿por qué muchos portales de empleo siguen inundando los buzones de profesionales altamente cualificados con ofertas diseñadas para recién graduados?

Hace quince años, cuando las empresas empezaron a automatizar algunos de sus servicios digitales, cometíamos muchos errores sonrojantes, propios de un ecosistema inmaduro y en plena definición. Pero en estos momentos resulta difícil entender cómo no se establecen filtros tan básicos como:

Si (aparece la palabra “jefe” y/o edad > 40 años y/o experiencia laboral > 20 años), entonces “excluir” anuncios que incluyan la palabra “beca” y/o “becario”

Perfeccionar el uso de los filtros no solo mejora la experiencia del usuario (en este caso la persona que busca empleo) sino que también hace más eficiente el servicio para el cliente/pagador (la empresa que busca cubrir un puesto). Aunque usuario y cliente no sean el mismo sujeto, mimar a ambos es la mejor receta para alcanzar la excelencia. Y para ello necesitas un diseño de producto impecable. Sea cual sea tu industria y sea cual sea tu perfil de cliente.