Y yo… acá

¿Por qué la gente parece tener tan claro lo que quiere y lo que siente? ¿Será eso lo normal? Saber lo que se quiere, lo que el corazón anhela, lo que el corazón dicta. Y muy sencillo, sólo se debe seguir el corazón y todo esta resuelto.

Pues yo no tengo claro lo que quiero, lo que siento ni lo que dice mi corazón. Por más que lo intento, no sé, no lo oigo claro. Es más, ni siquiera sé si me habla, no oigo ni un murmullo.

¿Cómo se supone que debo seguir y hacer lo que mi corazón dice y lo que siento si ni siquiera sé que dice o en que idioma me habla? Para hacerlo simple y no hacerme más bolas: lo que quiero es ser feliz, como todo ser humano y como aprendí y entendí a través de un libro del Dalai Lama (el arte de la felicidad).

¿El camino para llegar o alcanzar o ser FELIZ? Ni puta idea. Supongo que fluir con la vida, crecer, aprender, equivocarse y seguir. ¿Se supone que eso me da alguna mínima indicación de qué debo hacer? No. No me da nada. Pero aquí estamos y seguimos. Equivocándome mil y una vez más. Creciendo. Aprendiendo (¿Qué? No sé. Pero aprendo. ¿Para qué? Menos que sé).

Todos parecen tenerlo muy claro. ¿Y yo? Acá… en distinto lugar pero tan perdida como siempre o más que siempre.

Y yo… acá.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Lydia Vargas M’s story.