Hambre

Perdón por lo que dije cuando tenía hambre

Parte de la vida es aprender a conocernos cuando tenemos hambre. Todos deberiamos saber que cambios surgen en nuestra mente y cuerpo a través de la ausencia de alimentos.

“ya dale de comer que ya se puso de malas” Mi hermana

Yo no lo sabía, pero después de años (y por mi hermana) entendí que el hambre revela el animal que vive en mí. Después de tres mordidas a mi hamburguesa la vida era otra, de color rosa pa’ pronto. Supe así que el hambre y yo no eramos una buena pareja.

El inicio

Por ahí de las 12:30 pm ya siento que mi cuerpo no está rindiendo igual. Aunque todavía estoy de buen humor, por alguna razón las personas comienzan a parecerme estúpidas. Sin hambre sonreiría ante algún comentario sin fundamentos. Con hambre, esa persona es el enemigo público #1.

Guerra declarada

1:30 pm — Mi estómago se ha hecho presente: tengo hambre. Trato de hacer a un lado la sensación de vacío tratando de pensar en otras cosas sin ningún éxito.

1:32 pm — Mi lado racional dice “tranquilo, ya será la hora de la comida” mi otro yo disimula viendo el reloj. ¡Que, 1:32 apenas!

1:35 pm — No entiendo porqué la gente sonríe, me molesta verlos ser felices cuando yo estoy sufriendo. No entiendo cómo pueden vivir sin comer, definitivamente algo me pasa que a ellos no.

1:40 pm— Se me acerca alguien y pregunta cómo estoy. Que persona tan estúpida ¿que no ve mi sufrimiento? ¿quien tiene ánimos de preguntar el estado de la gente cuando hace hambre?

1:50 pm— Comienza a doler mi cabeza, veo mi mano y esta temblorosa, estoy sudando en frío. El hambre se ha apoderado de mí y no me puedo controlar. En este momento podría desconocer cualquier acto de buena fe y tomarlo como una ofensa. No me interesa nada, ni nadie.

Una parte muy interna de mí sabe que es el hambre… sin embargo mi juicio se nubla por tratar de definir que es causado por mi hambre y lo que no. Por ende, mi estrés aumenta por tratar de aparentar mi estado de ánimo.

1:51 pm— Me atrevo a abrir mis sentimientos:

“Tengo hambre”

Y tal parece que dije cualquier cosa, ya que no se le toma la importancia con la que yo lo tomo.

2:10 pm— Como veo que la gente no reacciona mi enojo aumenta. Para este momento ya no tengo hambre, sólo estoy enojado por el mundo, por las injusticias y por estar rodeado de gente que no tiene sentimientos.

Por fin comida

2:20 pm — Para este momento la dieta que he llevado no importa, he sufrido tando por la última hora que para mí ha sido un día entero. Probablemente comeré pasta.

Mi Pirámide de Maslow

2:30 pm — Comer solo es la opción, no quiero escuchar a nadie. No quiero quejas, historias de amor, opiniones, francamente no me interesa nada, me interesa comer.

2:40 pm — Ñom ñom ñom ñom, creo que batí récord para acabarme esto… un helado ahora no me vendría mal.

“Ahora tengo tiempo para ser feliz”

3:00 pm — Pffff, estoy muy satisfecho. Ahora sí, ¿qué me querían contar? Soy todo oídos.

3:10 pm — Ya ni siquiera recuerdo lo que pensaba hace un momento. Ahora lo único que quiero es ver el maravilloso día que se ha puesto. Ahora puedo hacer lo que sea, soy libre, por lo menos las próximas 4 horas.

Asi soy

Con el tiempo, aprendí a aceptar lo que me sucedía. En automático cuando una persona dice que se pone de malas cuando no come, es mi mejor amigo, me entiende, quiero abrazar a esa persona. Si tu eres una de ellas… Te Quiero.

Me he puesto a buscar información al respecto y encontré esto que puede interesarte. #InformaciónQueCura

MONT

Like what you read? Give MONT a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.